Menu
denuncia-whp

2016 / 2017: Aportar ideas y hacerlas posibles más allá del contexto

Fernanda Cavallaro y Emilia Farrarons Fenoglio. Fernanda Cavallaro y Emilia Farrarons Fenoglio.

- CUARTA Y ULTIMA PARTE - 

Fernanda Cavallaro es una de las consultadas con que cerramos la extensa ronda que demandó cuatro ediciones sucesivas de El Cordillerano. Además en esta entrega, apreciaciones de Diego Carriqueo, Débora Sansó y Emilia Farrarons Fenoglio. Los entrevistados ofrecieron un panorama completo y diverso.


Por Adrián Moyano 
[email protected]

La cantidad de respuestas a la ronda de consultas que puso en juego este matutino superó las expectativas y demandó una entrega más de las previstas originalmente. Para el cierre del balance y los trazos del porvenir, las impresiones de un realizador audiovisual, de una artista plástica y galerista, de una bailarina y de otra plástica.

EC: ¿Cómo fue 2016 desde tu perspectiva personal como artista? ¿Qué lograste, en qué trabajaste?

Diego Carriqueo: Fue un año particular en lo personal. Volví de las vacaciones pensando que asumía la Dirección de Cultura de El Bolsón, me entusiasmé con el desafío de poder llevar a cabo ese trabajo sumado a la dirección del FAB. Elaboré todo un plan de política cultural para llevar a cabo en la localidad. En 2015 había finalizado la cursada de Maestría en Cultura Pública que coordinó el Ministerio de Cultura de la Nación, en donde había podido adquirir herramientas y conocimientos. Pero finalmente no sucedió.

También presentamos diversos proyectos a las convocatorias que se mantuvieron de la gestión anterior, uno de ellos quedó preseleccionado en el “Raymundo Gleyzer” -INCAA (“Originarios”, junto a Anahí Rayen Mariluan, María Manzanares y Bruno Osorio).

Desarrollé una nueva y gratificante experiencia que fue el dictado de un taller de Cine y Comunicación en el centro cultural comunitario de salud mental “Camino Abierto”, junto a mis amigos y colegas Luz Rapoport y Jorge “Tito” Rodríguez.

Trabajé en la edición del FAB 2016 (cuarta edición) después de la confirmación en el cargo de la Dirección Artística, con un nuevo secretario de Cultura, Ariel Ávalos. Posterior a la presentación de la nueva convocatoria desarrollamos la muestra itinerante recorriendo varios lugares como Trelew, Esquel, San Martín de Los Andes, Viedma, Regina, Fiske Menuco (General Roca) y Oberá (Misiones).

Luego de superar la cantidad de inscriptos (550) en el FAB, logramos llenar las salas durante los días que se desarrolló, y pudimos establecer la entrada gratuita para todas las funciones.

Al mismo tiempo me presenté con el FAB a una convocatoria organizada desde el Ministerio de Cultura de Nación para formar parte de la delegación argentina y participar del MICSUR 2016 en Bogotá. Esta fue una gran experiencia donde pude conocer e intercambiar con productores y gestores culturales de todo el país y del continente. La idea es poder implementar en el FAB 2017 secciones competitivas sudamericanas. Es por eso que fue muy importante este evento, donde pudimos tener acceso a material audiovisual producido en todo el continente.

En la primera parte del año tuve el honor de formar parte del jurado del FECIPA, Festival de Cine en la Patagonia de Chile. Logramos una gran alianza planificando futuros proyectos.

Por último, participé del segundo encuentro de interculturalidad “Tayiñ rakizuamün entulapaiñ” (Aquí estamos sacando nuestro pensar), donde invitamos a una realizadora de Neuquén, Mara Collinao, y a un festival de Chile, “Tuwun”, logrando un gran programa de cine de pueblos originarios.

Emilia Farrarons Fenoglio: En lo personal fue un buen año. En lo que respecta a mi producción artística fue mejor que años anteriores ya que participé en eventos solidarios y además tuve la oportunidad de trabajar con otros materiales, aparte de la pintura. También la galería me permitió conocer y aprender de profesionales del ambiente artístico como curadores, colegas y artistas consagrados.

Por un lado participé del mega evento solidario “Horse Parade” en el Hipódromo de Palermo a beneficio de Bosques, PANAACEA (Programa Argentino para Niños, Adolescentes y Adultos con Condiciones del Espectro Autista) y PROYECTAR. También en el festejo por los 30 años de ALUBA (Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia). Por otro lado, trabajé intensamente en un taller de cerámica, lo cual me permitió combinar diferentes materiales.

Débora Sansó: Fue un año positivo para mi desarrollo artístico. Participé como organizadora junto con Hernán Lugano de la Milonga de Jamaica, una propuesta de tango integradora: músicos en vivo con Bariloche Tango Trío (Rubén Hidalgo en bandoneón, Hernán Lugano en piano y Juanjo Miraglia en guitarra y voz), más clase de técnica de tango a mi cargo y luego la entrada libre a la milonga. La entrada era libre, si bien pasábamos la gorra, pero desde el vamos la idea era que cualquier persona pudiera participar. El resultado fue más que positivo, confiamos en la idea que teníamos y la llevamos adelante. La gente aportó con su presencia, cosa que nos dio a entender que sí hay público para dos propuestas de tango una misma noche. También que la gente aporta a conciencia en la gorra cuando se entiende la finalidad de lo que se propone y que hay gente que va a escuchar tango aunque no sepa bailar. Y que por sobre todas las diferencias de clase, el tango nos muestra que lo que importa es abrazarnos. ¡Y la milonga estuvo llena de abrazos!

Logramos traer a Bariloche la obra “Dibaxu” y estuvo hermoso... Si bien sólo se logró cubrir gastos, cosa que a veces es duro porque ahí se siente el famoso “por amor al arte”. Pero la realidad es que a mí personalmente me aportó algo mucho más infinito que lo económico. Eso es lo que hace que quiera seguir haciéndola.

Encontré ganas e ideas… Pude compartir proyectos con gente que también tiene ganas de ponerle el cuerpo a las ideas y darle para adelante: empezamos junto con otra bailarina de la localidad de Viedma a desarrollar una suerte de puesta de danza aérea en espacios naturales con el fin de hacer una realización audiovisual para participar en el FAB.

Fernanda Cavallaro: Fue un año en el que pude trabajar tranquila, desarrollando proyectos con mucho tiempo. Me tomé este año para poder trabajar a conciencia y conmigo misma, básicamente. Hice una muestra en sala Frey en abril. Preparé la muestra individual que tengo actualmente en Galería Farrarons Fenoglio con trabajos realizados este año. Desde mayo, estoy dando un taller de pintura como voluntaria en el Hogar Emaús los martes.

EC: ¿Qué proyectás para 2017?

Diego Carriqueo: Proyectos ligados al FAB tengo algunos en mente. Por ejemplo: FAB 2017 del 18 al 24 de septiembre, más muestras itinerantes en Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, además de las provincias y localidades que nos inviten.
Realizar una gira en conjunto con el FECIPA (donde seré programador en la séptima edición del 3 al 9 de abril) de cine patagónico en Europa. Y hacer diferentes talleres para niños en las escuelas de la localidad.

Emilia Farrarons Fenoglio: Mi objetivo es dedicar más tiempo para producir, no sólo en la pintura, sino también en la cerámica, para lo cual estoy terminando de acondicionar mi taller. Me gustaría realizar una muestra individual y participar de alguna clínica para seguir formándome.

Débora Sansó: Proyecto poder trabajar más con las herramientas que he adquirido a lo largo de mi formación. Generar espacios de modo independiente para que esto suceda y también estar abierta a propuestas desde otros sectores. El motivo: generar a través de la danza y el trabajo con el cuerpo, desarrollar las posibilidades que cada uno tiene para fortalecer desde lo individual lo colectivo.

Fernanda Cavallaro: Hasta abril continúa la muestra en Galería FF, en la que tengo proyectadas algunas charlas. La primera será en enero, con fecha a definir, junto a Ricardo Grinzpun. Él ha sido mi terapeuta por unos meses y me acompañó en el proceso de trabajo para la muestra en la galería. Hace muy poco tiempo recorrió el Camino de Santiago de Compostela, realizó un video de su experiencia con tres preguntas para todo aquel dispuesto a responderlas. Estas preguntas están en perfecta consonancia con los temas que desarrollo en mi muestra, por eso queremos junto a quienes vengan, buscar posibles respuestas a como, por ejemplo: quiénes somos, en qué parte del camino estamos o cómo vivimos el amor.

Junto con los muchachos de Emaús, haremos murales en el exterior del hogar y tenemos proyectado en agosto una muestra en La Llave con sus obras.

Comenzaré también una serie nueva de pinturas que estoy bocetando.

Después lo que surja… Espero realmente que se reactive el tema de venta de obras, trabajos por encargos y demás, ¡ya que de esto también se vive!

EC: ¿Cómo te parece que evolucionó la situación barilochense, siempre en materia de cultura y espectáculos?

obra3Diego Carriqueo: Creo que lo del cambio del organigrama no favoreció, al contrario, ha disminuido la presencia del Estado. Lo de la Escuela La Llave, estar todo el año sin gas, fue complicado al mismo tiempo. La gran deuda es la infraestructura y si sumamos que la poca que hay no está en condiciones, estamos en problemas. Sigo creyendo en la cultura como herramienta de transformación, en los tiempos que corren hoy, no creo sea del interés político pensar o detenerse en esto. Tampoco quiero que tomen a la cultura como espectáculo y el nuevo opio de los pueblos. El arte salva vidas, pero la cultura puede mantenernos y transformarnos en vida. La cultura ayuda en el proceso de identificación cultural. Creo que en Bariloche nos falta más.

Emilia Farrarons Fenoglio: Fue un año difícil en materia de cultura y arte. Cerraron varios espacios que aportaban diversidad cultural a nuestra comunidad y que además significaban trabajo y estímulo a quienes se dedican al arte. En la galería tuvimos que tomar algunas medidas para poder seguir apostando al proyecto para que continúe siendo de calidad y gratuito.

Débora Sansó: Supongo que evoluciona como la sociedad en general. Veo sectores independientes que han tomado fuerza con sus proyectos y que funcionan. Veo también que mucha gente se vuelca al trabajo social desde el arte. En eso, hay un resultado positivo, quizás pequeño en escala pero grande en transformación como sociedad. A nivel espectáculos creo que 2016 tuvo una serie de propuestas re-variadas. Desde el movimiento independiente, obvio… ¡Y de muy buen nivel local! Hay grandes artistas en Bariloche.

Fernanda Cavallaro: En materia municipal, provincial y de Estado, no veo que se haya evolucionado. Soy de las personas que creen y sostienen el hacer más allá de las circunstancias, por lo que trato siempre de no depender de ninguna situación externa y trabajar pese a todo y con lo que tenga. De esta forma veo trabajar a mucha gente: espacios como Culturica, que reúne artistas de toda índole y la van remando como pueden. Visuales, músicos, actores, escritores y otros que como sea, no dejan de hacer y logran que siempre haya una agenda variada.

Obviamente, no es el ideal trabajar así, sin presupuestos, sin salas, sin apoyo… Así que ponemos a prueba nuestra creatividad para salir de estos reveses, sostener nuestro quehacer y que Bariloche siga siendo una ciudad con presencia cultural más allá de las circunstancias.

EC: ¿Qué prevés socialmente para el año que entra?

Emilia Farrarons Fenoglio: Creo que requerirá mucho esfuerzo y trabajo de todos.

Débora Sansó: Por el presente que vivimos, me animo a decir que el año que viene va a mostrarnos muchas caras de una misma sociedad. Como una gran masa humana que va para un mismo lugar pero que por dentro esta rellena de todos nosotros tirando para distinto lado. Algunos queriendo bajarse, otros diciendo que no están adentro, otros criticando, otros amando y creando. No va a venir la ayuda tan esperada para que podamos lograr algo, así que veo que van a salir adelante proyectos que tengan por sobre todo, corazón y humanidad. Espero que haya de esos en 2017 en nuestra sociedad, más que antes y mejores que nunca.

Fernanda Cavallaro: Lo que estoy viendo es que necesitamos unirnos más con propósitos concretos. Buscar espacios alternativos para abrir más el panorama artístico y cultural, lugares donde se pueda exponer, recitar, tocar, actuar. Generar circuitos artísticos, abrir los talleres al público… Si bien siempre trabajé en solitario, creo que lo que necesitamos como sociedad es sentirnos capaces de hacer cosas en conjunto. Aportar ideas y hacerlas posibles, más allá del contexto. Muchas veces se trata más de decisiones que de presupuesto y uniendo voluntades confío en que mucho se puede hacer.

volver arriba

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

MAS LEIDAS

ULTIMAS PUBLICADAS

denuncia-whp