Menu
denuncia-whp

Verónica Cutillo acortó distancias

La coreógrafa y bailarina en un sitio histórico. La coreógrafa y bailarina en un sitio histórico.

- ENTRE BARILOCHE Y BERLIN -

La bailarina, coreógrafa y profesora impulsó un intercambio con una colega alemana, del que resultaron varios proyectos con ánimo de futuro. Los primeros frutos pueden verse muy pronto.

Por Adrián Moyano
[email protected]

La posibilidad de que se ponga en escena en Bariloche la obra de una bailarina y coreógrafa alemana y viceversa en Berlín… La chance de que dos elencos separados por algo más de 13 mil kilómetros trabajen sobre el mismo tema y quizá, puedan actuar juntos o producir relaciones de otra índole. Esas y otras oportunidades surgieron después del reciente intercambio que animó Verónica Cutillo en la capital alemana con Bettina Truffat, una colega que conoció recientemente y con quien las coincidencias, son demasiadas.

El Cordillerano dialogó con la inspiradora de Bailamos? en Espacio Arte, el sitio que impulsa con otros artistas sobre la calle Campichuelo. “Durante varios meses estuvimos intercambiando con Bettina apreciaciones, después del contacto que había hecho Anahí (Mariluan). Empezamos a escribirnos y se ve que a cada una le dio curiosidad saber quién era la otra, yo había sentido mucha similitud cuando vi fragmentos de sus coreografías, aspectos del vestuario… Me pareció muy parecida a la forma de trabajar que tenemos acá, maneras de encarar el mundo de la danza y transmitir sus enseñanzas”. La cantora mapuche había conocido a Truffat al finalizar su concierto en la embajada argentina en Berlín, en enero último.

Como Cutillo “ya tenía programado un viaje a Europa, le propuse encontrarnos. Le gustó la idea y avanzamos en preparar un intercambio. En primera instancia, siempre a través de la tecnología, que nos acerca pero nunca nos habíamos visto las caras. Finalmente, cuando nos encontramos fue increíble porque lo que cada una había presentido en cuanto a las afinidades, así fue”, resaltó.

Entonces, dos semanas atrás “fui a intercambiar con la gente que toma clases con ella y con algunas de las que forman parte de su compañía, maneras con las que yo trabajo aquí… Yo no sigo la línea específica de nadie, con el paso de los años después de mi formación, me fui nutriendo de mis propias experiencias. En esa misma presentación, yo propuse de qué manera ellas podían percibir, por ejemplo, un tango, que en este caso fue Verano porteño, de Piazzolla… Si se animaban simplemente a percibir a través de su cuerpo algunos movimientos, que a su vez eran lejanos en un punto. O quizá no… Justamente, eso era lo que nos preguntábamos. Ese fue el cierre del encuentro y realmente fue hermoso, porque todos terminamos danzando en una improvisación”, compartió.

Más allá del idioma

Las distancias idiomáticas no fueron problema. “Algunos no hablaban ninguna palabra de español, así que el tema de la lengua era importante pero a la vez, no lo era… En ese encuentro se manejaron tres idiomas en simultáneo: inglés, español y alemán. Bettina convoca a gente de habla hispana, entonces los que se acercan a su propuesta ya tienen un vínculo con la lengua. Pasaron cosas muy locas”, apuntó Cutillo.

Las cosas no quedaron allí. “Por fuera de ese intercambio, nos dimos cuenta de que teníamos muchas similitudes en cuanto a las ciudades. A simple vista eran súper distintas pero sin embargo, había cuestiones que nos hermanaban. Por ejemplo, hablamos mucho del clima y de ir por la calle y escuchar voces en tantos idiomas. Entonces, bosquejamos un montón de ideas para trabajar a futuro. Vamos a ver de ahora en más en concreto, qué podemos llevar adelante”.

Precisamente, de cara al futuro “nos interesó tomar una temática… Nos decidimos por el desamor y el amor para abordarlo desde la danza y montar un espectáculo con esa idea, trabajando las dos en simultáneo con su compañía y a lo mejor, en algún momento podemos unirnos o compartir el material. También vimos el material grabado que cada una tiene de sus propias producciones y a mí me encantaría montar su obra acá con mi gente y viceversa: ella se podría interesar en montar una obra mía en Berlín, adaptándola a las particularidades y a la gente”, se esperanzó Cutillo.

Las posibilidades son casi infinitas.

Todos pueden bailar y en todos lados

La próxima etapa del intercambio entre Bettina Truffat y Verónica Cutillo puede concretarse pronto. "Presentó un proyecto y yo estoy ayudando para ver si se puede concretar, para que ella pueda venir con su compañero, con quien tiene montada una obra, para hacerla acá en Bariloche con gente de Bariloche pero con esa propuesta, que se generó en Berlín. Para eso están pensando en quedarse cinco o seis semanas. Así que súper contenta con la experiencia”, redondeó la barilochense.betinayvero

Para afrontar aquella jornada de trabajo en el estudio berlinés, “había preparado tres álbumes de fotos y materiales y los repartí, para mostrar la alegría que tiene que ver con la danza. Es el recorrido que yo vengo haciendo con Bailamos? Apunta a que todo el mundo puede bailar pero también, con el arte de transformar y poder ponerlo en una escena. Ese es el trabajo que vengo haciendo: Bailamos? tiene 11 años y la compañía 10. Estando afuera pude ver que realmente es un logro, porque sostener una compañía durante 10 años… Es un montón”.

Por otro lado, “la tercera pata de lo que presenté tuvo que ver con la manera con que abordamos el trabajo, entonces también mostré lo que hicimos con máscaras, el trabajo de laboratorio, cómo recrear a partir de la danza pero no quedándonos solamente con la danza, es decir, conectándonos con aspectos quizá teatrales o quizá con la palabra. Muchas veces nos limitamos porque no hay técnica pero… ¡Hay tanto para contar y para sacar afuera! Mi taller no tiene que ver con ser buena para bailar o no, no pasa por ahí”, recordó.

En ese aspecto también afloraron afinidades. “Creo que Bettina también trabaja de la misma forma, porque me invitó a una clase y después a otra que dio para niños, que justo coincidió con una que era abierta para padres. Entonces, me sirvió para ver que en dos puntos tan distantes hay tantas cosas en común, al igual que otras que no tienen nada que ver, claramente”, señaló la bailarina y coreógrafa. Se refería a la distancia que media entre Alemania y la Argentina, no sólo en kilómetros.

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

MAS LEIDAS

ULTIMAS PUBLICADAS

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]