Menu

Señor Director

Me dirijo a usted con el fin de agradecer en nombre de mi persona, el haber tratado el caso de las falsas denuncias que provocaron allanamientos en mi complejo, con tanta seriedad, y a pesar que había mucha presión para buscar “un chivo expiatorio” por la querella, y este gobierno. Ustedes defendieron el Artículo 11 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones de que hasta que no haya pruebas, todos somos inocentes…


Desde ya muchas gracias, y a pesar que dentro de poco muchos deberán dar explicaciones de la gran mentira que armaron, como integrantes de la querella, que hasta trajeron a un gran mentiroso desde Viedma con sus perros. Un jefe de Policía que quiso hacer el gran “cambio” y a la vista está… su cambio… el abogado que es jefe y por lo visto… sigue creyendo cualquier cosa, un ministro y un gobernador que hablan de mafias, de lentitud, de cambios, de mentiras, de acusaciones… pero no hacen ni un cambio en su Gabinete…y nadie olvidará que cuando el cuerpo del oficial apareció… ellos tomaron un avión y se fueron de la ciudad.

Hoy la provincia transita una impunidad casi total, con mucho dolor, hoy la gente no cree en estos políticos, que el dolor de otros… para este gobierno, sólo son palabras de un discurso.

Son responsables de los manejos, de las mentiras, de no llevar seriamente esto adelante.

Siguen las deudas… empezando por el perdón a la familia, y a toda la fuerza Policial.

Cada día que pasa me indigna la forma tan liviana con que hacen comentarios y que demuestra qué poco les importa.

Señor gobernador cuando brinde en familia piense que tiene muchas deudas morales, que si es creyente, su dios le pasará factura de la barbaridad que hizo y que dijo.

Que no debe pasar más días sin el “sinsericidio “de pedir perdón. Que en muchas familias por su culpa hay gente triste y con ausencias.

Las investigaciones seguirán y ojalá el tiempo aclare todo, lo que sí este nombre, Muñoz, le deberá hacer un cambio en su cabeza, que no se puede jugar libremente con las familias y que si sabe algo de una vez por todas lo diga… sin los chusmeríos que le llevaron los punteros de turno (que también con el tiempo “se les cae la mentira”).

Señores del gobierno, esto continua, pero no quería dejar de despedirme sin volver a recordarles la deuda enorme con esta provincia, los pedidos de perdón y sacar la mugre que tengan en su gobierno que es lo que más les duele a los ciudadanos.

Feliz año, aunque para muchos… desearíamos que viva la mitad de lo que usted nos hizo vivir.
Sólo memoria.

Sergio A. Herrero

volver arriba

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp