Menu
denuncia-whp

Con menos violencia verbal lograremos mas acuerdos institucionales

Llegamos a la vida con el don de la palabra y la sabiduría y, cuando comenzamos a esbozar nuestros pensamientos por medio de la escritura, muchas son las veces en que creemos ser impunes por escondernos detrás del texto. 

Está comprobado que si me enojo y lo hago público, alguien se enojará más todavía ante la falta de coincidencias por los conceptos vertidos. Podré opinar libremente de las aptitudes o valores de un gobernante siempre que no afecte su rango o investidura, ya que ello dañaría directamente a quienes por medio del voto dieron su respaldo para ser administradores de los bienes que pertenecen al Estado.

Por estos días, en los que es muy común ver o escuchar al ciudadano quejarse por los innumerables problemas que le afectan su diario vivir, (seguridad, inflación, salud, educación, servicios mal prestados, desidia de la clase política, etcétera) es preciso procurar por todos los medios, ubicar las palabras en su justa medida para no agregar más violencia a la ya instalada.

Quizá en otros tiempos, razonábamos de una manera más equilibrada y, si bien es cierto que se nos decía “debes contar hasta 10 antes de opinar”, es probable que hoy debamos hacerlo hasta 100.

Mi verdad, no es tu verdad y debo entender que el problema mío es el más importante visto desde mi perspectiva, pero no podemos rechazar la lógica de otros pensamientos porque somos racionales y desde ambos lados tenemos los mismos derechos a creer que así será.

Un gobernante, visto el presente relato, seguramente tendrá las mismas alegrías, tristezas, aciertos o falencias que nosotros y por ello es necesario entender que somos, con nuestra forma de expresión crítica y respetuosa quienes aportaremos seguridad, confianza y control para el buen desempeño de sus funciones.

Al ciudadano no le agrada que el máximo responsable de un gobierno actúe con soberbia, ignorando o mintiendo sobre los problemas de la sociedad y mucho menos acepta que los funcionarios designados por el gobernante, se arroguen el derecho de creerse dueños de las decisiones.

Hoy es muy común observar en los medios de prensa, peleas entre funcionarios oficialistas y opositores, olvidándose desde los dos lados que su actitud casi abstracta existe en sus propias mentes y que el entendimiento es la facultad de entender y entenderse con el semejante.

A veces desde el sector gobernante, sus funcionarios no comprenden que la certeza generalmente no se da cuando hay cruces convertidos en monólogos y todo ello ocurre olvidando que los seres de su misma especie les dieron el voto de confianza pero no para permanecer, sino para hacer.

Existir y ser en el ámbito de la gobernabilidad son inseparables ya que uno conlleva a lo otro y gobernar no siempre es tener la facultad para gobernar con voz propia, caso contrario dejaríamos de lado la práctica democrática de nuestros derechos.

Según Aristóteles, el primer filósofo que reflexionó en profundidad sobre la fantasía, ésta era una facultad del alma capaz de formar imágenes en la conciencia sin que estuvieran presentes en los objetos.

Con asombro vemos como algunos gobernantes homenajean permanentemente a Aristóteles prometiendo fantasías que en la realidad son solo humo… humo que se va y nosotros, los ciudadanos, creyentes de los discursos cotidianos, solo atinamos a darles una y otra vez oportunidades que esperamos no se conviertan en fantasías.

Ricardo Bustos
[email protected]

Más en esta categoría: « Señor Director Democracia »
volver arriba

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp