Menu
denuncia-whp

La familia del gendarme

Hace algunos días debatíamos con un grupo de amigos sobre qué sucede en el seno familiar de cualquier miembro de Gendarmería, en especial aquellos que han participado o pertenecen a los escuadrones de Bariloche, Bolsón y Esquel.


Llegar a la casa y mirar a la esposa e hijos a la cara, sabiendo que el tema Maldonado lejos de resolverse esta cada día más oscuro, es algo que debe soportar cada integrante de la fuerza que por otra parte está creada para cuidar nuestras fronteras, y que es usada por el poder político para fines que realmente no se comprenden, y la excusa de esto (que comenzó en los 90), es que la fuerzas policiales o carecen de medios o no son efectivas...

Por la razón que fuere uno debe pensar que la mayor parte de los gendarmes está bien instruido en cuanto a la parte cívica se refiere, que ya está desterrada esa manera de manejarse que traían todas las fuerzas desde la dictadura, que no son ni asesinos, ni se aprovechan del uso de la fuerza para someter a los más débiles, todo esto debe ser presupuesto como verdad, o de lo contrario estaríamos en serios problemas.

Entonces, qué se dialoga en la casa del gendarme, cómo le explica a su familia que él no tiene nada que ver, pero que algo sabe, que algo se dice... Ese niño que tiene que ir al colegio, cómo enfrenta la realidad en la calle y en la escuela. Dicen que muchos bregan porque en los colegios no se hable de Maldonado porque van hijos de gendarmes, pero la Gendarmería tiene en sus vehículos la foto de Maldonado... ¿En qué quedamos?

Hay que salvaguardar a la fuerza, y a los familiares que componen esa fuerza. Hay que pensar en los niños de los gendarmes, en sus esposas, en sus padres y madres, porque encubriendo este tema se está manchando a tantos que diariamente arriesgan sus vidas en frontera luchando contra el narcotráfico.

Pero todo esto no puede hacerse evitando que justamente se hable de este tema, porque más tiempo pase, mas será el perjuicio que se le cause, en primer lugar a la familia de Maldonado, que pide justica y la aparición de su hijo, y en segundo lugar a toda una fuerza que por no separar la paja del trigo se ve involucrada en su totalidad, y más allá que en la calle se quieran hacer fuertes, el calvario surge entre las cuatro paredes de la casa de cada gendarme, y eso no es justo, porque como digo, creo que la mayoría de ellos merece todo nuestro respeto.

Cada día que Santiago Maldonado siga desparecido será un día más que condenen a sufrir a los familiares de Santiago Maldonado, y a los familiares de los gendarmes que cumplen su deber y no han tenido participación directa en estos hechos. Va siendo hora que los que saben algo digan la verdad, por dolorosa que fuera... o se estará condenando a toda la fuerza, y de verdad se los necesita. Pensaba qué actitud hubiera tomado ante este tema don Martín Miguel de Güemes y creo que en su época un caso similar hubiera sido resuelto rápidamente, porque un gran comandante no permite que se ensucie a todos sus miembros.

Jorge L. Fernández Avello
DNI: 12.862.056

Más en esta categoría: « Señor Director Señor Director »
volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]