Menu
denuncia-whp

Señor Director

La Patagonia rebelde / La Patagonia trágica, trata sobre los hechos acaecidos durante los años 1920 y 1921 en Santa Cruz, en los cuales son muertos una cantidad de obreros cuya cifra varía entre los 600 o 1.500. Estos hechos se producen debido a protestas obreras por la explotación laboral. Participan grupos de sindicalistas y anarquistas que provocan huelgas que derivan en el envío de tropas al mando del coronel Héctor Benigno Varela para “normalizar la situación”. Dice la historia que el entonces presidente de la Nación, Don Hipólito Irigoyen, fue presionado por Inglaterra, debido a que los terratenientes de la época donde se producían estas huelgas respondían a la corona británica o tenían firmes lazos con ella.

Increíblemente en el 2017 tenemos a casi los mismos actores, (terratenientes extranjeros) y a las fuerzas de seguridad interviniendo en conflictos de tierras, en este caso por protestas de pueblos pre-existentes, como son los mapuches, tehuelches.

Si miramos más al litoral, los wichis, tobas, mocovíes, guaraníes y otras etnias casi extintas intentan sobrevivir al paso del hombre que hace siglos los corre y extermina de forma directa provocando su muerte o sacándole recursos como el agua o la tierra misma. Esto sucede en todo el territorio argentino con las poblaciones de aborígenes pre-existentes.

En estas horas se producen hechos de violencia que preocupan y que debemos señalar como inconcebibles en las épocas que vivimos. No se puede tolerar que en lugar del diálogo se proceda como en 1920 a mandar tropas a “normalizar situaciones”, que bien sabemos no se resuelven tirando más leña al fuego. Está más que claro que las fuerzas de seguridad y armadas del Estado pueden terminar o exterminar a todas las etnias y en todo el país, aquí no hay peligro de un levantamiento violento que ponga en vilo a la Argentina… Pero sí se da la paradoja que los terratenientes extranjeros son los mismos, o están potenciados en la actualidad por otros y eso no es algo que debamos dejar pasar por alto.

El Obispado de Bariloche ha sido muy concreto en sus declaraciones diciendo que no aceptan la violencia como método para resolver ningún conflicto y de paso desmentir destrozos en la Catedral. Invitan al diálogo y el propio obispo se ofrece como interlocutor del mismo. Lamentablemente todo esto no devuelve la vida ni a Maldonado, ni a Nahuel, esto es el resultado de medidas que antes de llevarse a cabo tenían un destino trágico signado por las órdenes y la intencionalidad.

La justicia argentina hace rato tiene deudas muy importantes para con toda las poblaciones pre-existentes, de Norte a Sur, de Este a Oeste, y ha permitido, ya sea por acción u omisión se lleven a cabo crímenes contra estas poblaciones que deben parar ya mismo, si es que no queremos tener una Patagonia Trágica II. Es el turno de la justicia, esperemos que esté a la altura de los acontecimientos.

Jorge L. Fernández Avello
DNI: 12.862.056

Más en esta categoría: « Señor Director Señor Director »
volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]