Menu
denuncia-whp

El discurso, la obsecuencia, la realidad

Este año, volví a creer y me afilié, por segunda vez en mi vida, a un partido político, porque deseo un cambio en la conformación del país, donde todos sean escuchados, donde los intereses de todos sean tenidos en cuenta, y la república federal sea reconstruida, sin dedos admonitores que nos digan desde el centro de poder que es lo correcto y que lo inadecuado. 

Estoy convencido que mucha gente honesta quiere esto mismo, y apuesta a que al actual gobierno le vaya bien en ese sentido. Pero, indefectiblemente siempre habrá un pero en la vida de todo argentino de ley, hay cosas que hacen ruido, que desdibujan esa creencia de que desde el poder porteño se quiere respetar a las regionalidades y a sus habitantes.

El martes 27, el diputado nacional del PRO por Río Negro, declaró a un medio local: “el presidente está muy bien informado de lo que pasa en Río Negro”, y agregó que la intención del gobierno es “consolidar el cambio en todo el país y, por supuesto, en Río Negro. Esto implica no sólo fortalecer la gestión sino avanzar en construir una nueva política junto a los productores, los comerciantes, los vecinos, las instituciones y todos los actores de la vida rionegrina”(*).

Sin embargo, ayer (por el miércoles) estuve en Villa Traful, lo que escuché de boca del presidente, no lo que me contaron, porque yo estaba ahí y fui partícipe del hecho, sobre un tema barilochense parece contradecir las dos aseveraciones del diputado Wisky. Tengo que pensar así, sino no se entiende lo ocurrido.

Terminado el discurso del presidente Macri, en la inauguración del Centro de Interpretación Ambiental de Villa Traful, él mismo se dispuso a saludar a la gente tras las vallas, ahí estábamos varios barilochenses, entre ellos autoridades partidarias del PRO, cuando se acerca hacia nosotros, un joven le pide sacarse una selfie con el concejal de Bariloche… y ¡sorpresa!... al escuchar la palabra mágica Bariloche, pareció que al presidente lo hubiera picado una chaqueta, pasó del estado distendido en que se había manejado a un estado de irritación inexplicable. Uno esperaba que al oír el nombre del pueblo, dijera cosas como “qué lindo está Bariloche”, o “ya vamos a terminar con la contaminación del lago, estamos trabajando para ello”… pero no, maldito pero, en un tono que desconcertó a propios y extraños, el presidente la emprendió contra el intendente Gennuso por frenar una obra “importante” para el pueblo como era el proyecto de Alta Patagonia para el Cerro Catedral, a lo cual el concejal, justamente del mismo partido creado por el presidente, le respondía “tenemos que conversarlo el tema, no es como le contaron”.

Y acá es donde yo, como simple ciudadano, afiliado a un partido nuevo que dice querer el cambio, se empieza a hacer preguntas, ¿está bien informado el presidente como dice el diputado Wisky sobre la realidad de esta parte rionegrina?, ¿sabe el presidente que Gennuso no frenó el proyecto que él defiende, sino que el intendente fue quien quiso imponer desde el inicio el acuerdo leonino a sesenta años de prebendas que buscaba obtener el empresariado?, ¿le dijeron que la famosa inversión de los empresarios no era tal, sino que era una entrega de territorio de manera vil para destruir el medio ambiente para un negocio inmobiliario?, ¿le comentaron que no fue Gennuso, sino el propio concejal del PRO quien se opuso a tal entrega del ejido urbano que nos pertenece a todos los barilochenses como integrantes pasivos del Estado municipal?, ¿es más, no le dijeron que hasta el FPV, las cámaras empresarias, y el pueblo todo se opuso a tal “proyecto que iba a traer millones”, porque atentaba contra el desarrollo urbano y el medio ambiente?

Si el presidente, como dice Wisky, está informado de lo que ocurre en Río Negro, hay dos preguntas que surgen, ¿quién le informa tan mal?, o en el peor de los casos, si realmente está bien informado, ¿por qué defiende intereses opuestos a los de la gente que habita Bariloche?, en que parte de la historia queda aquello de “construir una nueva política junto a los productores, los comerciantes, los vecinos, las instituciones y todos los actores de la vida rionegrina”, me estaría haciendo agua el discurso.

Quiero creer, lo deseo fervorosamente, que al presidente lo informan, mal, muy mal de algunas cosas que pasan en Bariloche, porque si no, tengo que pensar que antepone lo que le cuentan amigotes empresarios, a lo que realmente ocurre en esta parte de la Argentina Federal que queremos construir.

No le resultaría demasiado oneroso al erario nacional, pagar un pasaje ida y vuelta a Buenos Aires, para que el concejal del PRO de Bariloche, pudiera viajar a contarle en una charla amena al señor presidente qué es lo que ocurre en esta margen del lago, sin que nos quede ese sabor a apriete que sus palabras destilaron ayer, pues no es la imagen que de él tenemos.

Quizás, el presidente esté mejor informado de lo que ocurre en el Valle rionegrino, pero no tiene idea acabada de lo que la gente de la montaña piensa de ciertos “proyectos” y de ciertos empresarios aquí en Bariloche.

Y resulta cuando menos paradójico, que en un evento donde el señor presidente inauguraba un Centro de Interpretación Ambiental, para el cuidado del entorno, donde hizo tanto hincapié en su discurso sobre la importancia de cuidar la naturaleza, preservar el agua, ahorrar energía, haya tenido palabras destempladas a favor de un “proyecto”, que claramente va en contra de todas esas posturas ambientalistas que defiende.

Modestamente, el señor presidente se equivocó, adoptó la postura admonitora que los provincianos rechazamos, no queremos que desde arriba nos digan qué hacer y cómo hacerlo, queremos que nos escuchen, que conversen con nosotros, y que acuerden ideas, no que nos digan qué hacer partiendo de información errada o cuando menos teñida de obsecuencia y alejada de la realidad que vivimos los argentinos de esta parte del país.

Haciendo un parangón futbolero como al presidente le gusta hacer, su reprimenda de ayer a favor de ciertos empresarios, no hace más que dejar en la línea de gol la pelota, para que la gente adicta a la oposición nos la meta de taquito con aquella repetida muletilla de: “viste, gobierna para los ricos”.

Sé que no es así, pero me gustaría que antes de retarnos a los barilochenses, el presidente escuche todas las voces, no sólo las adulonas cargadas de interés personal.

(*)http://bariloche2000.com/noticias/leer/wisky-visito-a-macri-en-villa-la-angostura/104325

Hugo Orsili
DNI 14.277.543

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]