Menu
denuncia-whp

EMOCIONES ENCONTRADAS

Humoradas Rurales - Por Edgardo Lanfré

Mal entendido

Se suelen dar encuentros jugosísimos entre la gente de la ciudad y la gente del campo, sobre todo en las rutas del interior de la provincia, más si son de tierra; pareciera que la vuelven más solidarios a los conductores, el asfalto aleja más a la gente de las banquinas o costado de la huella, se va a mayor velocidad.

La gente de la ciudad viene con toda su urgencia, hablando rápido, con códigos y modismos típicos de las urbes. A veces a los pobres habitantes de “tierra adentro” se les hace difícil entender siquiera “pescar” algo de lo que le dicen.

Este gaucho estaba afirmado en el “surtidor de nafta”, con un par de cajas al lado, que oficiaban de valijas. Lo había traído su patrón, Don Castro, para que haga algunas compras y se ventile un poco, tome algún trago y se juegue unos trucos en el boliche. Era el puestero del campo y vivía solo, así que le había sacado el jugo a la estadía. “Esperame a la mañana en el surtidor, que te paso a buscar” le había dicho el patrón y allí estaba, firme y “cogoteando” como avestruz guacho para el lado de donde intuía vendría don Castro. De pronto se detuvo una tremenda camioneta 4x4, con vidrios polarizados, eran unos viajeros que, al ver el surtidor, se acercaron para darle de tomar algo al motor.

Alguien desde el interior bajó la ventanilla y le preguntó a nuestro amigo:

- Disculpame ¿Trabajas con Mastercard?
- No, no… yo trabajo con don Castro, en un ratito me pasa a buscar.

Parador en la ruta

Otro caso parecido sucedió con un señor ya mayor, que a modo de jubilación y entretenimiento había puesto una parrilla a orillas de la ruta, la atendía el solo: parrillero y mozo. Se trataba de un típico Parador, donde se comía buena carne de la zona, acompañada con bebidas y pan casero: sencillito y barato.

Cierta noche entraron unos viajeros, a poco de tomar asiento se acercó nuestro amigo, con la intención de tomar el pedido. La señora lo miró y le preguntó:

- ¿Tiene Wi Fi?
- No señora, lo que se ve en la parrilla nomás

Huevos de dinosaurio

Cuentan que en una campito por la meseta patagónica, le había caído a un poblador una caravana de camionetas con escudos del gobierno de la provincia. El hombre andaba totalmente abatatado ante semejante cantidad de gente. Esa mañana en su campo había más personas de las que habitualmente vería en un año. Por suerte no se trataba de algo ligado a títulos de propiedad o mensuras (que las suele haber también); en este caso se trataba de corroborar un rumor que decía que en esa zona habían encontrado huevos de dinosaurio.

Uno de los integrantes de aquella comitiva se acercó a conversar con el hombre, a intentar sacarle algo de información, pero el amigo trataba de hablar lo mínimo posible; si sabía algo más bien esquivaba el bulto con tal de que se vayan.

- ¿Así que han encontrado huevos de dinosaurios por aca?
- No!
- ¿Han hecho excavaciones?
- No, no…
- ¿Y cómo sabe usted entonces que no hay huevos de dinosaurios?
- Porque en esta época no ponen los dinosaurios.

Esperando el Tres de Mayo

Esto sucedió en épocas en que la 3 de Mayo tenía la línea Bariloche - Viedma. Transitar por caminos de tierra es estar dispuesto a no predecir los tiempos, ni las paradas o llegadas a pueblos y parajes, siempre hay alguna demora, sea por el estado del camino, por las lluvia, heladas y nevadas. Es muy común ver a los pobladores al costado del camino, con sus bultos o valijas, mirando hacia el lado desde donde se espera la polvareda que precede el avisaje del colectivo.

La empresa dejó de prestar servicio pero, durante mucho tiempo 3 de Mayo fue sinónimo de viaje por la Línea Sur: “tomar el 3 de Mayo” aunque se tratara de otra empresa.

Un comerciante que recorre habitualmente la ruta y conoce las cuestiones atinentes a ella, vio a la orilla del camino a un poblador vecino, con sus bolsos y algunos bultos, en la típica actitud de espera del transporte, pensó que el buen hombre no sabía que la empresa había dejado de prestar servicio. Detuvo la marcha, bajó la ventanilla y le preguntó qué estaba haciendo:

- Estoy esperando el 3 de Mayo
- Pero la 3 de Mayo cerró!
- Ah… ¿y sabe cuándo abre?

volver arriba
puelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp