Menu
denuncia-whp

¡La fuerza del amor!

- COLUMNA ASTROLOGICA SEMANAL -

Por Lic. Alejandra Montenegro

Venus despierta

Esta semana viene acompañada del movimiento de Venus en Piscis en directo, es decir, deja atrás el proceso de revisión que inició el 4 de marzo, que nos ayudó a repasar nuestros vínculos, recursos, lo que deseamos, valoramos. Reconociendo dónde aún nos hace falta ajustar algo para poder tener relaciones de mayor equilibrio y armonía. Ojalá hayamos podido escuchar su mensaje, de dirigir la mirada hacia adentro, ocupándonos de la parte que nos corresponde a cada uno.

Venus en Piscis

En este signo de agua, el más impersonal de los tres que pertenecen a este elemento, Venus quiere conectarnos con sentimientos más sutiles, como el reconocimiento de lo divino que subyace en nuestra naturaleza humana, el amor compasivo, la sensibilidad a todo lo creado, el anhelo de unidad con lo insondable. Abandonando las viejas heridas que nos estancan, sintiéndonos víctimas de las circunstancias, perdidos en ensueños e ilusiones, adicciones, dependencias o decepciones.

Venus en unión a Quirón

Luego de seis semanas de retrogradación (marcha aparente hacia atrás), Venus se detiene a los 26° de Piscis para arrancar nuevamente en directo (marcha hacia adelante) en el mismo grado en que se encuentra Quirón.

En los últimos años, este asteroide ha ido tomando más importancia en la lectura de las cartas natales, ya que indica una herida a trascender, para continuar con la evolución de nuestra alma.

Es posible que en estas semanas de revisión, nos hayamos dado cuenta de lo que valoramos en nuestra vida, el tipo de vínculos que queremos establecer, de mayor equilibrio, respeto, armonía. Pero las heridas nos alejan de ello, nos hacen sentir vulnerables, a la defensiva, separándonos de los demás. A nivel colectivo, son la fuente de todas las guerras.

Quirón, el sanador herido

Entonces llega el momento en que Venus culmina su período de introspección y se estaciona en directo de la mano de Quirón para recibir su mensaje… ¡soltar la herida!

Comprendiendo que cada uno de nosotros es el herido y a la vez su propio sanador, cuando nos reconocemos en esa esencia de la que estamos hechos, que puede trascender toda frontera, porque contiene en sí misma el don de la aceptación y el perdón.

El amor que somos, la consciencia de unidad que nos vincula a todos.

Venus, la diosa del amor

En estos momentos en que nos sensibiliza ver las noticias, con tantos seres humanos lastimándose mutuamente, luchando unos con otros, detengámonos a interpretar el mensaje del cielo.

Sólo cuando cada célula que conforma este gran cuerpo llamado humanidad se decida a dejar de sostener su herida, será posible sanar a nivel colectivo. Venus nos habla de esto, de la necesidad de emprender la tarea individual, personal, de sanación, ocupándonos de la parte que nos corresponde, para que sea posible la paz que todos anhelamos y que nuestro querido planeta se merece.

¡Que la fuerza del amor se abra camino en cada uno de nosotros!

¡Hasta el próximo lunes!

(Para más información podés encontrarme en Face: Alexia astrología y en GPS radio 89.1)

SOBRE EL NACIMIENTO DE VENUS…

Resurrección

Bajo las aguas, en las profundidades del mar, Venus despierta en el signo más sutil del zodíaco, que disuelve las durezas y se funde con lo más vasto, lo cósmico, lo omniabarcante… Piscis…

Allí, en la fluidez cristalina, ella abre sus ojos, descubriendo asombrada que no está sola, la acompaña Quirón, el centauro, el maestro sanador que todos llevamos dentro.

Con su mirada amorosa él lo dice todo. Es la última lección del maestro, para que Venus pueda continuar su viaje.

“Es tiempo de avanzar hacia la nueva orilla, de soltar viejas heridas que han sido parte del aprendizaje de tu vida, pero ya no. Hoy son otras las experiencias que te esperan. ¡No te aferres más al sufrimiento! Del dolor nace la sabiduría, cuando tenemos el coraje de aceptar y perdonar.”

Venus comprende, sabe que el centauro ha pasado por lo mismo, por eso hoy la compasión se desprende de su alma. Esa pasión de amor que lo abarca todo.

El anhelo de trascender esta difícil lección la impulsa a inspirar profundo y decirse a sí misma, ¡quiero!

Entonces suelta, suelta, suelta. Cada dolor se va transformando en una burbuja que le cosquillea el pecho haciéndola sentir más liviana. Su corazón se abre, nuevos sentimientos comienzan a emerger, más sutiles, más cálidos, de armonía, paz y unidad con la existencia.

El centauro observa como las burbujas la rodean, elevándola hacia la superficie, mientras sus miradas se encuentran, abrazándose en una caricia eterna.

Venus emerge, radiante, fresca, renacida. La espuma juega con su pelo y se disuelve en el mar. Sonriente se deja llevar hacia lo nuevo, suspendida sobre las olas que también saben de morir y volver a nacer, cada vez que se entregan a la orilla, para fundirse en ella.

volver arriba

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp