Menu
denuncia-whp

¡Solsticio de invierno en Cáncer!

- COLUMNA ASTROLOGICA SEMANAL -

El Sol se despide de Géminis y hace su entrada en el signo de Cáncer el 21 de junio, dando lugar al cambio de estación o Solsticio de invierno. Es la noche más larga del año, por lo que a partir de aquí los rayos del Sol comenzarán a avanzar sobre la sombra, hasta alcanzar el equilibrio entre el día y la noche, en el próximo equinoccio de primavera.

 

Por Lic. Alejandra Montenegro

¿Qué es el Solsticio?

Los Solsticios (del latín Solstitium, “Sol quieto”) son los momentos del año en los que el Sol alcanza su mayor o menor altura aparente en el cielo, momento en que la duración del día o de la noche son máximas.

Este comportamiento es inverso en cada hemisferio, aquí en el Sur tendremos el Solsticio de invierno, mientras que en el hemisferio Norte será el de verano, con el día más largo.

En la mayoría de las culturas antiguas se celebran festivales conmemorativos de los Solsticios, ya que se lo considera un tiempo sagrado y rico.

Independientemente de las creencias, podemos dejarnos contagiar por su simbolismo y descubrir que la oscuridad de la noche más larga alberga la cuna espiritual en la que el Sol renace.

Es una noche de introspección, meditación, junto al fuego tal vez, o encendiendo una vela, para ir hacia adentro y llamar a la luz, pidiendo que ilumine la oscuridad del inconsciente.

Así, en este transitar del Sol, poco a poco iremos avanzando hacia los días más largos, lo que significa el poder ir ampliando nuestra consciencia, personal y colectiva.

Sol en Cáncer

Luego de transitar por el signo de Géminis, aéreo, social, comunicativo, el Sol hace su entrada a Cáncer, signo de agua, sensible y hogareño. Este pasaje nos pide salir de un foco centrado en lo mental, para buscar un equilibrio con nuestra capacidad de sentir.

Cáncer necesita encontrar las bases internas que le den estabilidad, seguridad emocional, sentido de “hogar”, de estar cobijado, “en casa”. Solemos buscar esta paz afuera de nosotros mismos, en el sentido de pertenencia a una familia, grupo social, etc.

Pero el aprendizaje que nos enseña Cáncer es más profundo, es re-conectar con un sentimiento de seguridad propio, independientemente del entorno.

De la misma manera que al nacer fue necesario cortar el cordón que nos unía a nuestra madre, alejándonos del sentimiento de protección, ahora Cáncer nos anuncia la acción de ir otra vez hacia lo nuevo, hacia adentro, enraizando en la propia alma, la verdadera fuente de estabilidad.

Por más difícil e inseguro que parezca este paso, el anhelo de expresar nuestro ser siempre vencerá y el primer paso es salirse de lo conocido, en búsqueda del oasis que representa nuestro hogar interno.

El Solsticio y Luna Nueva

El viernes 23 de junio, a las 21.30 hs, tendremos la Luna Nueva, momento para sembrar las bases de una real estabilidad emocional.

El Sol y la Luna se unirán en los 2°47´ de Cáncer, acompañados por Mercurio y un poco más alejado, Marte, también en este signo. ¡Cuánta agua en el cielo!

Cáncer está regido por la Luna, arquetipo femenino que expresa las reacciones inconscientes.

Así como las mareas fluctúan, así estará nuestro mundo emocional, reactivo, yendo de un extremo al otro.

Esto nos dará la posibilidad de practicar el anclarnos en un punto medio, sin ser arrastrados.

¿Qué desafío verdad?

Haciéndonos conscientes de la fluctuación emocional en nuestra vida, podremos asentarnos poco a poco en un centro de gravedad interno, alrededor del cual las circunstancias de la vida girarán, sin desequilibrarnos.

Esto será como volver a nacer, ¡será el Sol iluminando nuestra vida!

Despertando nuestras memorias

La nieve comienza a cubrirlo todo con su blancura silenciosa y un sentimiento de complicidad inunda el alma. Momento de sentir, de aquietarse, para entrar en armonía con lo más vasto.

Respiro profundo para anclarme en el presente y disponerme a ser parte de la maravilla que se despliega. Ese aroma frío es tan particular! Así como el crujir de las pisadas.

Un aguilucho sobrevuela los techos, su alimento se ha cubierto de blanco. Así que espera, paciente. En la naturaleza todo tiene su tiempo.

Ha llegado el solsticio de invierno, la noche más larga. Es un quiebre, un portal, a partir de aquí la luz comenzará a avanzar sobre la sombra.

Los árboles lo saben, se han preparado, enviando a las raíces su savia.

¿Y nosotros? ¿Estamos listos para latir al ritmo de la naturaleza?

Viajando hacia la profundidad de nosotros mismos, a la oscuridad del inconsciente, para develar sus misterios.paisaje nevado

Allí, en nuestras raíces, se atesoran las memorias del alma, esas mismas que sentíamos dentro del útero materno, pero hubo que dejar atrás para nacer.

¡La soledad no existe, el vacío tampoco! El cosmos es un gran útero de amor que nos contiene, donde fluimos con inocencia, nos sentimos gozosos, plenos, percibimos la unidad de todo.

El blanco de la nieve nos invita a recordar...

¡Bienvenido solsticio de invierno! ¡Gracias por despertar nuestras memorias!

¡Hasta el próximo lunes!

(Face: Alexia Astrología, lectura de cartas natales para el autoconocimiento, GPS radio 89.1, informe semanal de los días lunes)

Más en esta categoría: « EMOCIONES ENCONTRADAS Verse al espejo »
volver arriba
puelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp