Menu
denuncia-whp

De superhéroes, videojuegos y paleontología

¿Puede Mario Bros aportar datos sobre los invertebrados? ¿Pueden los mitos milenarios y las series de televisión decir algo sobre la ciencia de los fósiles? El paleontólogo Damián Pérez asegura que sí, y cuenta sus estrategias para divulgar desde y para la cultura popular.

No necesitan presentación. Su sola presencia en un libro, un titular o una película logra obnubilar. Es que los dinosaurios, sus grandes fauces, su tamaño imponente y la idea de que alguna vez estuvieron aquí hasta que un gran meteorito arrasó con ellos, es más que suficiente para captar la atención de cualquiera.

En cambio, los otros grandes de la prehistoria -y la inmensa mayoría de los seres vivos- no suelen tener la prensa a sus pies. Es así que despertar el interés por los animales y las plantas fosilizadas requiere, sobre todo, de creatividad: recursos que permitan conectar con los saberes, las historias y los consumos culturales que habitan el imaginario colectivo. 

Damián Pérez es paleontólogo y divulgador en el Museo de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”. Se especializa en invertebrados y trabaja en el área de la Sistemática, es decir, en la descripción y categorización de especies, particularmente, de almejas o “bivalvos” del grupo de los “cardítidos”, que aparecieron a principios del Cenozoico, hace 65 millones de años. 

Fue en la tarea de nombrar que encontró la mejor manera de contar la historia y particularidades de estos pequeños animales marinos: “Aproveché la libertad para buscar nombres relacionados con la cultura pop, como los comics y las series, que no solo ayuden a describir la especie, sino que se puedan utilizar como herramienta divulgativa”. 

Luego de revisar colecciones de más de cien años y de colectar nuevos ejemplares en trabajo de campo, Pérez comenzó a rearmar el rompecabezas de estos invertebrados. Así, encontró dos especies y un género sin caracterizar. 

A una de ellas la nombró Rotundicardia mariobrosorum, en alusión a la saga de videojuegos más populares de la historia, Súper Mario. La elección, aunque curiosa, no fue arbitraria: este tipo de invertebrado cuenta con nódulos en sus valvas que resultan similares a los hongos que Mario y Luigi recolectaban en el juego. 

Otra especie, Cyclocardia dalek, hace referencia a los Daleks, extraterrestres villanos de la serie inglesa Doctor Who, que portaban unas hileras de esferas en sus armaduras, similares a la ornamentación que posee en su cobertura este tipo de almeja.

Por último, denominó al género de cardítidos más grande del Cenozoico como Kalelia, esta vez, en relación con Kal-El, el nombre kryptoniano de Superman, acaso el superhéroe más importante del mundo de los cómics. 

Sin embargo, la cuestión de los nombres es tan solo un disparador. Dar a conocer la historia de los invertebrados, su distribución por distintas geografías, sus cambios de tamaño y otras características implica un aporte no solo a la Paleontología, sino a otras disciplinas como la Geología, la Ecología y la Biología Evolutiva. En este sentido, la intención de la divulgación es también poner en valor los aportes de esta ciencia al interior de la misma comunidad científica.

Mitos con base científica

Este afán de utilizar personajes icónicos de la cultura popular no solo es efectivo en el caso de los invertebrados. “Una de las estrategias que implementé -explica Pérez- es la idea de los monstruos para generar un impacto. Retomando la definición, se trata de criaturas que generan alguna especie de temor. Muchas veces los monstruos de películas y de leyendas antiguas parten de elementos que tienen una raíz paleontológica”. 

Acudiendo a mitos populares, Pérez cuenta cómo ha variado en el tiempo la interpretación de los fósiles de grandes animales prehistóricos. “Las historias del Yeti u ‘hombre de las nieves’ en el Himalaya podrían hacer referencia a restos fósiles de algunos simios u orangutanes que vivieron hace 100.000 años y que tenían casi tres metros de altura”, comenta.

Otro ejemplo es el de las leyendas de dragones. Según Pérez, China es uno de los lugares donde se ha encontrado la mayor cantidad de restos fósiles de dinosaurios emplumados, y de allí proviene un gran acervo de historias aún vigentes en los imaginarios y en productos culturales para todas las edades. 

“La paleontología -concluye Pérez- es una ciencia formadora de vocación. No solo por los dinosaurios: tiene esa cuestión un poco romántica, un poco de ese juego del detective, que ayuda a despertar el interés en grandes y chicos, que pueden tener interés y no solo sobre el mundo de la paleontología, sino en el de las ciencias y en otras posibilidades.”

Carolina Vespasiano (Agencia CTyS-UNLaM)

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]