Menu
Facebook Twitter

Triunfaréis pero no convenceréis

La frase que da título a la presente nota corresponde al gran don Miguel de Unamuno. Y eso está sucediendo en la democracia argentina desde hace tiempo. 

Hay un distanciamiento cada vez mayor de la clase política con los derechos y necesidades de la mayoría del pueblo que los votó. Y los ciudadanos “son las víctimas de estas llamadas democracias donde los tiranos militares fueron muchas veces sustituidos por correctos eunucos.

Comediantes que por el hecho de ser reemplazados cada cuatro o seis años en un desganado domingo electoral, se creen herederos del humanismo de Occidente y con derecho a proponernos, una vida sin heroísmo, sin fe, sin grandeza y sin dioses”.

Creen estos señores que se encaraman al poder que están por encima de la Constitución y de las leyes y que una ley se debe aprobar por el chantaje, por la fuerza, por la represión o por la presión sobre los gobernadores y los legisladores, olvidando la cita de Montesquieu que “Una cosa no es justa por el hecho de ser una ley. Debe ser ley porque es justa”.

Y como se ha visto muchas veces el caos, la furia y del desorden ganan la calle y lamentablemente es abrir las puertas a la frase de Jünger: “Si los lobos contagian a la masa, un mal día el rebaño se convierte en horda”. Como en “la fronda” en Francia.

La pregunta: ¿Es esto una democracia? ¿Son estos los gobiernos de la mayoría de los argentinos?

Ante esta coyuntura que se quiere instalar en forma permanente “ahora no nos quedan alternativas: o logramos desplazar la ineptitud, la impericia, la corrupción y el autoritarismo movilizándonos democráticamente para re institucionalizar este país desarticulado, o estamos en la puerta de la anarquía, cuyo color, como sabemos, es el de la sangre”,

En política no se puede consentir con la razón del más fuerte en ningún caso. Las ovejas que se creen aliadas del lobo son las primeras en ser devoradas.

Nada bueno es dable esperar ante la vergonzosa sanción de la Ley Previsional porque “cuando se legaliza la injusticia, la resistencia es un deber y denunciarla una obligación”.

No se puede en una democracia que se precie dejar de lado el debate sin presiones, la búsqueda de consenso, obviar el sentido común, blindar el Parlamento; porque de esa forma se hace real el aserto de Alexis de Tocqueville cuando dijo que “la democracia es la tiranía de las mayorías”.

Y aquellos parlamentarios que votan por temor o por presiones, sobre todo los peronistas, deberían recordar la famosa frase del General Perón: “El Pueblo marchará con sus dirigentes a la cabeza. O con la cabeza de los dirigentes, si éstos cometen la apostasía de su propia fe; la del Pueblo”.

“Si no hay comida cuando se tiene hambre -escribió Nelson Mandela-, si no hay medicamentos cuando se está enfermo, si hay ignorancia y no se respetan los derechos elementales de las personas, la democracia es una cáscara vacía, aunque los ciudadanos voten y tengan Parlamento”.

Solamente si volvemos a los viejos valores, al ejemplo de los que sin tener nada fundaron una gran Nación y nos dieron todo, si dejamos las aparcerías políticas de cuarta, se recreamos las doctrinas nacionales, si instalamos el diálogo como instrumento cotidiano, podremos superar la gravedad del momento que estamos atravesando. Así debiera ser, así debería ser.

Jorge Castañeda
Escritor de Valcheta

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]