Menu
denuncia-whp

Pensamientos que cobran vigencia al actualizarse la extranjerización

Transcurría agosto de 1922. Una mañana, el entonces coronel Enrique Mosconi supo que la estadounidense West India Oil Company exigía cobrar por adelantado para suministrarle combustible al área aeronáutica del Ejército. La empresa era la única que comercializaba nafta de aviación en la Argentina. Como la actitud le llamó la atención, Mosconi se entrevistó con el gerente de la compañía para constatar la decisión. Efectivamente, así era. Entonces, le comunicó al ejecutivo: “advierta que el Servicio Aeronáutico del Ejército no debe un centavo a su compañía; que se trata de una repartición militar solvente y dependiente del Ministerio de Guerra y que, por lo tanto, no sólo me sorprenden sus manifestaciones y su exigencia, sino que las considero impertinentes y no las acepto”.

En el libro que dejó, escribió: “Allí, en el mismo escritorio me propuse juramentándome conmigo mismo, cooperar con todos los medios legales para romper los trusts”. Vaya si cumplió con el juramento. Siete años después, el primero de agosto de 1929, Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) rebajó el precio de la nafta y tomó “la dirección y el contralor del mercado de combustible líquido en la Argentina”.

Mosconi solía decir: “es bueno vitorear a la Patria, pero es mejor ayudarla a vivir contribuyendo a su engrandecimiento y bienestar”. Mucho antes de la agresión contra Irak, antes de los 90 entreguistas e inclusive de la Década Infame, antes aún de la crisis del petróleo de los 70, había dicho el “comandante petrolero”: “Observamos que en torno del petróleo se han entablado las más tenaces luchas económicas y armadas, y presenciamos a diario, como métodos de posesión de acaparamiento y de dominio, torrentes de oro destinados a obtener la complacencia, la infidelidad, el soborno y la alta traición de los encargados de custodiarlo. Vemos lanzar a la picota pública a capitalistas, altos políticos, funcionarios y ministros, produciendo esta interminable serie de inmoralidades una grave perturbación en la conciencia de los pueblos que llevan esta lucha en su interior, pues es regla en esta extraordinaria contienda que las grandes fuerzas que la dirigen empleen la conocida divisa dividir para reinar”.

A la luz de la política energética del gobierno y de la procedencia del actual ministro del área, hay que traer a colación aquellas reflexiones: “resulta inexplicable la existencia de ciudadanos que quieren enajenar nuestros depósitos de petróleo acordando concesiones de exploración y explotación al capital extranjero para favorecer a éste con las crecidas ganancias que de tal actividad se obtiene, en lugar de reservar en absoluto tales beneficios para acrecentar el bienestar moral y material del pueblo argentino. Porque entregar nuestro petróleo es como entregar nuestra bandera”.

Para Mosconi las invocaciones a la soberanía no comenzaban ni terminaban en los discursos que se redactan para las fechas patrias. Tampoco eran una metáfora ni menos aún, una herramienta para acumular electorado. A diferencia de la mayoría de los colegas de armas que lo sucedieron, para él soberanía y nacionalidad eran consustanciales. Por eso, ejercer la soberanía no tenía que ver con perseguir estudiantes o amagar guerras con países hermanos, sino con la defensa del patrimonio argentino y sus riquezas naturales.

Durante ocho años fue el titular de la Dirección General de Yacimientos Petrolíferos Fiscales. Impulsó la nueva empresa a través de la multiplicación de su producción y la dotó de una estructura apta para el cumplimiento de sus objetivos. Se mostró partidario de una política de “puerta cerrada” y monopolio estatal que en su opinión “terminará con la lucha entre los trusts e YPF”.

Durante su gestión, YPF llevó la producción de 348.888 metros cúbicos de petróleo (1922) a 872.171 metros cúbicos (1929). En 1925 inauguró la Destilería de La Plata que entró en producción inmediatamente para elaborar nafta, querosén y fuel oil. Cinco meses después de su puesta en marcha, comenzó la producción de nafta de aviación. Al año siguiente, YPF entró al mercado con sus propios productos y en 1929 rebajó el precio de la nafta en todo el país. No sería la última disminución.

Imagine el lector el escozor de Standard Oil, Royal Dutch, Shell y Anglo Persian, que operaban en el país. Por eso, cuando se produjo el golpe de Estado que inició la restauración conservadora, el dictador Uriburu envió a Mosconi al exterior, en “misión de estudios”. Era un auténtico destierro que el fraudulento presidente Justo convalidó, cuando lo puso al frente de actividades protocolares. Fue la revancha de las trasnacionales... Poco después un ataque de hemiplejia lo fulminó y el 31 de diciembre paso a retiro como general de división. Su pensamiento cobra vigencia siempre que el entreguismo comienza a campear.

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]