Menu
denuncia-whp

La desocupación bajó por “refugio en la inactividad”

Es una desaceleración: la desocupación descendió al 7,6 por ciento en el cuarto trimestre de 2016, considerable mejora en relación con el 8,5 por ciento que había acusado el tercer trimestre. Sin embargo, el propio INDEC se encargó de poner paños fríos a los funcionarios más exultantes, porque “menos gente salió a buscar trabajo” y esa retracción fue la que incidió en el indicador.

El organismo oficial encontró que son 937 mil los desocupados y desocupadas, pero también hay que contabilizar a 1,2 millones de compatriotas con problemas de empleos o subocupación en los aglomerados urbanos más significativos del país. Como ya dijimos en otra oportunidad, Bariloche no entra en el relevamiento y la referencia más cercana la ofrecen Carmen de Patagones – Viedma.

En este sentido, hay que aclarar que el INDEC evalúa 31 “aglomerados urbanos”, a los que clasifica desde los 500 mil y más habitantes y desde ese mismo umbral hacia abajo. En el conjunto de la región patagónica, la desocupación es del 5,3 por ciento, aunque Río Gallegos se ubica por encima del promedio: 6,7 por ciento. Por su parte, Viedma – Carmen de Patagones apenas sumó 0,8 por ciento, la más baja de la región.

De manera previsible, el área que más desocupación sufre es el Gran Buenos Aires, con 8,5 por ciento. En la discriminación, la Ciudad de Buenos Aires padece un desempleo del 5,7 por ciento pero en los partidos del conurbano, el índice está en el 9,4 por ciento. Después, aparece la Región Pampeana, con el 8 por ciento. En esa área, las ciudades más castigadas son Mar del Plata (10,6 por ciento), Bahía Blanca (9,2 por ciento), Córdoba (8 por ciento) y Rosario (8,6 por ciento).

Las regiones con menos desocupación del país son las del Noreste, con un 3 por ciento (Formosa, Corrientes, Resistencia y Posadas) y Cuyo, con un 3,8 por ciento (Mendoza, San Juan y San Luis). Si bien la medición general implica un progreso, no es posible comparar con el cuarto trimestre de 2015 porque como se recordará, el gobierno precedente no se caracterizó por su prolijidad en las estadísticas.

Entonces, la caída en la cantidad de desocupados fue del 12,3 por ciento, cuarto trimestre contra tercero. La desocupación pasó del 8,5 por ciento al 7,6 por ciento al cierre de 2016. Pero la baja se explica a una reducción de la Población Económicamente Activa (PEA), porque hubo 1,2 por ciento menos gente a la búsqueda de empleo. Tanto es así que el número de ocupados también acusó una baja: 0,2 por ciento. Según la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), el índice de subocupación en el último periodo del año se ubicó en el 10,3 por ciento, mientras que el de ocupados que demandaron empleo fue del 14,6 por ciento.

De acuerdo con los datos, el desempleo muestra una tendencia a la baja desde agosto último, cuando había alcanzado el 9,3 por ciento de la población activa. Quizás haya que recordar que el último índice de desocupación que había dado a conocer el INDEC durante el gobierno de Cristina de Kirchner fue para el tercer trimestre de 2015 y había arrojado 5,9 por ciento. En el período inmediatamente anterior, había sido del 6,3 por ciento.

Funcionarios de primera línea del gobierno nacional, entre ellos el ministro de Trabajo, adjudicó la baja a la marcha de la economía. Pero en verdad, en el último cuatrimestre de 2016 la subocupación demandante, es decir, la que considera a las personas que trabajan menos de 35 horas por semana y desean trabajar más, ascendió al 7,2 por ciento, contra 7 por ciento del tercer trimestre. Por su parte, la no demandante se colocó en el 3,1 por ciento contra el 3,2 del tercer trimestre.

Jorge Triaca expresó la semana pasada en Rosario que “en relación al empleo vemos que el sendero de los últimos seis meses es de recuperación. Tdavía no recuperamos lo que se ha perdido pero, por ejemplo, el sector de la construcción, que es el que más cayó, es el que tiene más chances de recuperación por dos cosas: la inversión en la obra pública y también todo lo que estamos haciendo para impulsar la construcción privada como los créditos hipotecarios”.

El ministro puede tener razón en su diagnóstico hacia el futuro sectorial, pero para el INDEC la baja de la desocupación del 8,5 por ciento en el tercer trimestre de 2016 al 7,6 por ciento en el cuarto trimestre obedeció a una disminución de “la actividad y la desocupación, por refugio en la inactividad”. Triste eficacia la del modelo económico que logre mejoras en la desocupación gracias al “refugio en la inactividad”.

volver arriba
puelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]