Menu
denuncia-whp

Las compras de armamentos crecen y Argentina no escapa al contexto mundial

Por estos días en que la sociedad se enteró y discute sobre que el gobierno nacional compra armamentos a cambio de millones de dólares, no sólo es bueno recordar que en la región no hay hipótesis de guerra. La única posibilidad de incremento armamentista se podría encerrar en la lucha contra el narcotráfico, pero allí las fuerzas armadas y/o de seguridad necesitan más armas livianas y de gran operatividad que tanques o aviones superpoderosos.


Sin duda casi nadie discute, salvo aquellos que viven del narcotráfico, que las drogas han penetrado distintas capas sociales del país. Es un flagelo que debe ser erradicado. El trabajo en conjunto de las fuerzas de seguridad y armadas debe ser ejecutado con la ley en la mano, sin apartarse un ápice del orden que imparte la Justicia.

Por otra parte, ya desde esta misma columna se comentó el gran negocio que encierra a nivel mundial para compradores y vendedores, a contramano de la tendencia que registran casi todos los rubros del comercio internacional en términos globales: las transacciones en el mercado de las armas crecieron 14 por ciento en los últimos cuatro años. Los datos provienen del célebre Instituto Internacional de Estudios para la Paz (SIPRI por sus siglas en inglés), cuya sede queda en Estocolmo. Según el organismo, ni la crisis de 2007-2008 afectó a la industria bélica, ya que el ritmo ascendente proviene de 2002.

El relevamiento que difundió recientemente reavivó la polémica a escala internacional, porque Arabia Saudita se convirtió en el segundo importador mundial de armas en los últimos cuatro años. Recordemos que, en la actualidad, ese país lidera una coalición que combate en Yemen y que además, suministra armas a facciones rebeldes sirias. Claramente no es el caso de Argentina.

El país árabe no se privó de nada, ya que importó misiles, aviones de combate, submarinos y sistemas de defensa área. Mientras entre 2006 y 2010 los sauditas apenas si superaron el 2 por ciento de participación en el mercado mundial de armamentos, entre 2011 y 2015, se anotaron con el 7 por ciento.

Entre Estados Unidos y Gran Bretaña, suministraron el 75 por ciento de la demanda árabe saudí, flujo que generó controversias tanto en Washington como en Londres, ya que desde distintas fuentes se denunció que se utilizaron bombas “racimo” estadounidenses y británicas contra la población civil. En este caso, poco importa para los socios “occidentales” que entre sus clientes no exista la democracia y rija un régimen poco amistoso hacia los derechos humanos.

Siempre en Medio Oriente, el SIPRI detectó que las importaciones de Irak crecieron el 83 por ciento durante el mismo período, con la excusa de la lucha contra el Estado Islámico y la disminución de las tropas estadounidenses. Como contrapartida, el gobierno sirio está exhausto en sus finanzas y no pudo evitar una caída importante en sus importaciones de armas, a pesar de que también tiene a ISIS como uno de sus principales enemigos.

Llamativamente -para quienes vemos al mundo desde Sudamérica-, el principal importador de armamento en el planeta es India. En tanto, China, Pakistán, Vietnam y Corea del Sur también figuran en el “top ten” de quienes más demandan armas. Creemos que también llamará la atención constatar que como región, Asia y Oceanía se llevan el 46 por ciento de las importaciones globales, frente al 25 por ciento de Medio Oriente.

Por último -para esta columna- digamos que la importación de armas en Vietnam trepó casi un 700 por ciento en el período 2011-2015. Según el organismo con sede en Suecia, ese crecimiento meteórico se explica por disputas territoriales que el país sostiene al sur del Mar de China. Como puede advertirse, hay que transitar con mucho cuidado, geopolíticamente hablando, para que no se enciendan más mechas. El polvorín está listo.

Como se puede apreciar, a nivel internacional, existen situaciones totalmente distintas a la del cono sur de América. Por ello no ha quedado clara, hasta el momento, la adquisición de armas que realizó Argentina. Es de esperar que, ante la problemática social que atraviesa el país, se den las explicaciones necesarias.

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]