Menu
denuncia-whp

Hubo una flor que murió mendiga otro 25 de mayo

Mariano Moreno sucumbió como consecuencia del veneno que le administró el capitán de un barco británico. Manuel Belgrano dejó de existir en la más absoluta pobreza en 1820, apenas ocho años después de frenar el avance realista sobre las Provincias Unidas. Bolívar también murió en soledad, mientras las facciones oligárquicas de aquí y de allá barrían con su proyecto de unidad continental... En ese contexto, no puede llamar la atención que Juana Azurduy terminara sus días como una mendiga en las calles de Chuquisaca.


Como regla general, las narraciones argentinas prefieren olvidar a los revolucionarios del Alto Perú. No le faltan razones, si se tiene en cuenta la ideología que sustentó a quienes tuvieron el poder de narrar el pasado “nacional”. En primer término, porque todavía hoy se prefiere soslayar la infinidad de tropelías que cometieron los ejércitos porteños en su accionar por las provincias del actual Norte argentino y la jurisdicción boliviana del presente. No por nada el viejo Alto Perú decidió independizarse de España, pero también de Buenos Aires.

El “olvido” alto-peruano tiene que ver con razones más detestables todavía, porque se relaciona con valores que están vivitos y coleando, ya que nunca dejan de aflorar... Vemos cómo periódicamente asoman la xenofobia y el racismo entre los argentinos, el odio de clase y el desprecio por la diferencia. Bariloche no es la excepción.

En el Alto Perú, la guerra por la independencia de las Provincias Unidas del Sud la llevaron adelante contingentes indígenas y gauchos a las órdenes de caudillos populares, más unos pocos militares de Buenos Aires que entendieron de qué se trataba. Fue allí, al igual que en Salta, Jujuy y Tucumán, que la revolución supo de calor popular y estuvo bastante lejos de las intrigas palaciegas, idas y venidas de los porteños.

Mientras las partidas norteñas mantenían a raya a los realistas -quienes inclusive pretendieron ingresar por la Quebrada de Humahuaca en fechas tan tardías como 1825- las tropas de Buenos Aires se consagraban a guerrear con los pueblos del interior, léase la Banda Oriental o el Litoral. ¿Por qué la frontera Norte todavía en disputa, no contaba con tropas regulares mientras San Martín se batía en Perú? Desempolvar la gesta del Alto Perú implicaría poner en evidencia a muchos de los que hoy consagra el mármol y sus defecciones.

Aquellos guerrilleros lograron sus jinetas en el campo de batalla, a diferencia de quienes silenciarían sus hazañas cuando se pusieron a escribir historia. Manuel Padilla “ascendió” a coronel del Ejército del Norte cuando el enemigo ya había clavado su cabeza en una pica. Y Juana Azurduy protagonizó un episodio sin parangón en la trayectoria de las fuerzas armadas luego argentinas, cuando se hizo del grado de teniente coronela a pedido de Manuel Belgrano, después de deslumbrar a propios y extraños por su actuación en el combate.

“Juana avanzaba casi en línea recta, rodeada por sus feroces amazonas descargando su sable a diestra y siniestra, matando e hiriendo. Cuando llegó a donde quería llegar, junto al abanderado de las fuerzas enemigas, sudorosa y sangrante, lo atravesó con un vigoroso envión de su sable, lo derribó de su caballo y estirándose hacia el suelo aferrada del pomo de su montura, conquistó la enseña del reino de España que llevaba los lauros de los triunfos realistas en Puno, Cuzco, Arequipa y La Paz”. A que en la escuela le contaron, amigo lector, mil y una veces la anécdota de Dominguito yendo a clases inclusive cuando caían culebras del cielo, pero jamás la acción de Juana...

Reivindicar su memoria para la “historia oficial” es nombrar aquello que precisamente, Sarmiento y Mitre no querrían nombrar. Es reconocer el lugar del gauchaje, de la “barbarie” que quiso encontrar el sanjuanino, la trascendencia del pobrerío del interior que durante su presidencia, el fundador de “La Nación” no hizo otra cosa que martirizar... En el Alto Perú quedó muy claro que indígenas, gauchos, negros, esclavos y mestizos no sólo no eran inferiores a los ilustrados de Buenos Aires, sino que además lucharon con mayor tenacidad que varios de los oficialitos que mandaba el puerto.

Si se pusiera en su justo lugar a Juana Azurduy -entre otros- se reconocería que el supuesto papel rector que tuvo Buenos Aires en el destino americano, no sólo no fue tal sino que además, nos encontraríamos con un cúmulo de traiciones, vacilaciones y actuaciones miserables muy difíciles de explicar. Además, caería aquella imagen que muchos argentinos tienen de sí mismos, porque en el Alto Perú nuestros compatriotas no bajaron precisamente de los barcos. Juana murió a los 82 años, el 25 de mayo de 1862, en la mayor pobreza. Su sacrificio todavía interpela.

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]