Menu
denuncia-whp

Novedad: combatir el cambio climático hará crecer el PBI

Si los países que conforman el G-20 adoptaran “políticas verdes”, incentivos fiscales y reformas estructurales que buscaran reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), podrían crecer hasta un 3 por ciento más que si eligieran conservar las condiciones actuales. El pronóstico no partió de alguna organización fundamentalista del ecologismo, sino de la mismísima Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).


El estudio se dio a conocer 48 horas atrás en el Octavo Diálogo del Clima, cuyas deliberaciones tuvieron lugar durante lunes y martes en Petersberg (Berlín). Se trata de una reunión de carácter ministerial y en cierto sentido informal, que versa alrededor de la lucha contra el cambio climático. Participaron del cónclave países que se consideran representativos de los diversos grupos de negociación que habitualmente se conforman durante las Cumbres del Clima oficiales.

Forman parte del G-20 unos 19 países más la Unión Europea como bloque. Allí están las siete economías más industrializadas, a saber: Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Gran Bretaña. A la élite de potencias occidentales hay que sumarle Rusia y once países recientemente industrializados, entre ellos, la Argentina. De hecho, una delegación nacional estuvo presente en la reunión berlinesa.

De manera habitual, el Diálogo del Clima sirve para que se vayan anticipando las posiciones y que se delinee la agenda central, en este caso para la COP 24, que tendrá lugar también en Alemania, aunque en Bonn. En uno y otro ámbito, el objetivo es avanzar hacia la consolidación de medidas que permitan mitigar y atenuar los impactos del calentamiento global. En esa línea, la meta que se acordó internacionalmente consiste en limitar el aumento de la temperatura por debajo de los 2 grados, tomando como parámetro los niveles preindustriales.

Al menos a quienes no están familiarizados con su ámbito, la OCDE sorprendió con su aseveración. A su pronóstico le sumó que si además, se contabilizaran los prejuicios que se evitarían como consecuencia del cambio climático, el margen positivo podría rondar el 4,7 por ciento. El secretario general del organismo admitió que “en décadas pasadas, hablar de crecimiento y políticas verdes parecía una contradicción, pero ya no lo es. Las inversiones en éstas son buenas para el desarrollo y el empleo”.

Ángel Gurría caracterizó al informe como “un espejo que ponemos delante de los países. Luego cada uno verá qué hace con esa imagen”. El mexicano también exhortó a los ministros presentes a que articulen políticas en conjunto que además de tener en cuenta variables exclusivamente económicas, consideren las ambientales. Queremos pensar que el ministro argentino de Medio Ambiente escuchó con atención el llamado…

Precisamente, Sergio Bergman anticipó que una misión de la OCDE arribará al país dentro de dos meses para examinar cuestiones ambientales. “Estamos trabajando en la calificación OCDE junto con Hacienda y Finanzas, para eso armamos un grupo interdisciplinario de economía verde. Chile quedó afuera de la OCDE dos años porque no cumplía con el capítulo ambiental”, destacó el ministro. Esperamos no toparnos con una sorpresa desagradable…

Según las cifras que dio a conocer la entidad a partir de los datos que obtuvo de los países que integran el G-20, las inversiones en infraestructura son el núcleo duro del crecimiento sustentable. Para limitar el aumento de la temperatura por debajo de los 2 grados, tal cual se celebró en el Acuerdo de París, harían falta 7 billones de dólares por año desde hoy hasta 2030. Puede parecer mucho, pero sólo es un 10 por ciento más que si siguiera en curso el actual modelo contaminante.

Cabe puntualizar que los países que conforman el G-20 acumulan el 85 por ciento del PI global y el 80 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono. Para la OCDE, las inversiones deberían dirigirse al sector del transporte, mientras al mismo tiempo se resuelven otras cuestiones fundamentales, entre ellas, el reemplazo de las energías de origen fósil por otras de fuentes renovables.

Tampoco es menor la infraestructura que hace falta para garantizar el acceso al agua y al saneamiento, las mejoras de los sistemas eléctricos y también las comunicaciones. Si bien el análisis recrea un escenario hasta 2050, recuerda que los mayores impactos del cambio climático comenzarán a tornarse drásticos a partir de esa fecha, si no se toman cartas serias en el asunto desde ahora.

Gurría sumó que “no hay excusas económicas para no actuar contra el cambio climático y la urgencia para actuar es alta”. Otras estimaciones avizoran que las eventuales catástrofes naturales que tendrán lugar para ese entonces podrían causar una caída de un 10 por ciento en el PBI global, guarismo que preocupa y mucho a los hombres y mujeres de negocios. Era hora.

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]