Menu
denuncia-whp

Buenas y malas en el rubro salud de la mujer

Un informe que dio a conocer la Organización Panamericana de la Salud (OPS) indica que se desaceleró el progreso hacia la eliminación de la transmisión materno-infantil del VIH y la sífilis, tanto en América Latina como en el Caribe. El documento cobró trascendencia apenas antes de conmemorarse el Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer, que se pone de relieve cada 28 de mayo.

El texto lleva como título “Eliminación de la transmisión materno-infantil del VIH y la sífilis en las Américas: actualización 2016”. Según sus afirmaciones, 2.100 niños contrajeron VIH durante 2015, la mayoría por transmisión materno-infantil. Si bien implica un 55 por ciento menos que en 2010, el ritmo de reducción se frenó en los últimos años. Mientras que, entre 2010 y 2011, hubo 800 casos menos, sólo descendieron en 100 entre 2014 y 2015.

La conmemoración del Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer se originó en 1987, durante el V Encuentro Internacional de Salud de la Mujer que propiciaba la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Reproductivos. Aquel cónclave tuvo lugar en Costa Rica, con la participación de representantes de organizaciones de diferentes países. Hoy se cumplen 30 años de la iniciativa, de plena vigencia en buena parte del mundo.

Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Análisis de la Salud de la OPS aclaró que “los países han hecho grandes esfuerzos para prevenir la transmisión de madre a hijo del VIH” pero puntualizó que “cada vez que nos acercamos a eliminar la transmisión de una enfermedad, avanzar se hace más difícil porque implica llegar a todas las mujeres, sobre todo a aquellas que históricamente encuentran barreras para acceder a los servicios de salud”.

La OPS funciona como oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En 2015, el 72 por ciento de las embarazadas se realizaron la prueba para conocer su estado de VIH y el 88 por ciento de las positivas recibió tratamiento, un aumento del 16 por ciento y del 71 por ciento desde 2010, respectivamente. El acceso al tratamiento y otras intervenciones redujo la tasa de transmisión materno-infantil del VIH del 15 por ciento al 8 por ciento en cinco años. La meta es llegar al 2 por ciento.

Más preocupante aún es que, según el reporte, se duplicaron los casos de sífilis congénita. En 2010, se habían contabilizado 10.850 casos y, desde entonces, se acusa un crecimiento sostenido. Se estima que, en 2015, nacieron 22.400 niños con sífilis. En ese período, el 83 por ciento de las embarazadas que concurrieron a los servicios de atención prenatal se hizo la prueba para detectar la sífilis y el 84 por ciento de las positivas recibió tratamiento, porcentajes que se mantuvieron estables en cinco años.

En la actualidad, la cantidad de niños que nacen con sífilis es de 170 cada 100 mil nacidos vivos. Esa relación triplica la meta de eliminación: 50 por cada 100 mil. Con estos datos sobre la mesa, otro directivo de la OPS expresó que “expandir la prueba de diagnóstico rápido e iniciar el tratamiento en la misma visita, así como involucrar a las parejas de las embarazadas con sífilis para conocer su estado y tratarlas, es crucial para evitar la reinfección durante el embarazo y poner fin a esta enfermedad para 2030”.

Observó la OPS que, para reducir al máximo posible la cantidad de niños que contraen VIH de sus madres o nacen con sífilis congénita, los países necesitan que, al menos, el 95 por ciento de las embarazadas reciba atención prenatal, que el 95 por ciento o más se realice las pruebas y que, al menos, el 95 por ciento de las diagnosticadas reciba el tratamiento adecuado. Metas que en realidad tienen valor por sí mismas.

Si bien América Latina y el Caribe todavía no eliminaron la transmisión materno-infantil del VIH y de la sífilis como problema de salud pública, 18 países y territorios notificaron datos compatibles con la meta de la doble eliminación en 2015. Cuba fue el primer país del mundo en recibir la validación de la OMS por conseguir el logro y otros países y territorios también del Caribe se encuentran en el mismo camino.

Hay que recordar que todas las mujeres, sean trabajadoras o no, estén en actividad o desocupadas, deben acceder a los servicios de salud de forma gratuita, pública y universal. La atención debe reunir condiciones igualitarias y de calidad, por el simple derecho de ciudadanía e incluso de residencia, porque no se le puede negar el derecho a la salud a las mujeres que, con origen en otros países, eligieron el nuestro para vivir.

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]