Menu
denuncia-whp

Donar ahora, donar seguido

El 14 de junio de cada año se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre. El acontecimiento sirve para dar a conocer la necesidad de disponer de sangre y productos sanguíneos inocuos. Al mismo tiempo, durante la jornada se agradece a los donantes el auténtico regalo que proporcionan, que permite salvar vidas humanas. Nada más y nada menos… La consigna que estableció para la versión 2017 la Organización Mundial de la Salud (OMS) es: “¿Qué puedes hacer? Dona sangre. Dona ahora. Dona a menudo”.

Ocurre que la sangre es un recurso importante para todos los tratamientos que se programan y en las intervenciones urgentes. Permite aumentar la esperanza y la calidad de vida de los pacientes que sufren enfermedades potencialmente mortales y también, llevar a cabo procedimientos médicos y quirúrgicos complejos. Asimismo, es fundamental para tratar a los heridos durante urgencias de toda índole, sean desastres naturales, accidentes o conflictos armados.

De la misma manera, la disponibilidad de sangre cumple una función esencial en la atención materna y perinatal. En consecuencia, un servicio de transfusión que dé a los pacientes acceso a sangre y productos sanguíneos inocuos en cantidad suficiente, es un componente fundamental para cualquier sistema de salud que se considere eficaz. Para garantizar la disponibilidad de los suministros sanguíneos es necesario impulsar la coordinación nacional de los servicios de transfusión a partir de donaciones voluntarias no remuneradas.

A pesar de tanta prédica, en muchos países los servicios de transfusión tienen dificultades para conseguir que el suministro de sangre sea suficiente y garantizar al mismo tiempo, su calidad e inocuidad. La jornada tiene sentido porque cada año, millones de personas ven peligrar su vida y su salud en situaciones de urgencia. En la última década, los desastres provocaron más de un millón de víctimas mortales, mientras que las personas que se ven afectadas anualmente por emergencias superan los 250 millones.

Los así llamados desastres naturales, como terremotos, inundaciones y tormentas, implican la necesidad de llevar a cabo atención médica de urgencia, cuando con su propio desarrollo suelen destruir instalaciones sanitarias de fundamental importancia. Por su parte, los desastres de origen humano, tales como accidentes de tránsito y conflictos armados, generan también una mayor demanda en materia de atención a la salud y necesidades de tratamiento inmediato.

En general, se sabe que las transfusiones sanguíneas son un componente esencial de la atención médica de urgencia. En las emergencias aumenta la demanda y las transfusiones se tornan más difíciles y complejas. Un suministro adecuado de sangre durante los momentos críticos exige un servicio de transfusiones que esté bien organizado. Esa característica sólo se puede lograr con la colaboración de toda la sociedad y con una población donante que se comprometa a hacer donaciones voluntarias -no remuneradas- durante el año.

Así las cosas, se consideró pertinente para la edición 2017 la consigna que adelantábamos más arriba: “¿Qué puedes hacer? Dona sangre. Dona ahora. Dona a menudo”. Sobre todo, la atención está puesta en la donación de sangre durante las emergencias. Ante una crisis o situación de urgencia, la gente suele preguntarse: ¿qué puedo hacer?, ¿cómo podría ayudar? Pues bien, la OMS dio más que una pista.

La campaña pone de relieve la función que cada persona puede desempeñar a la hora de ayudar a otras en situaciones de urgencia, con una valiosa donación de sangre. La iniciativa se centra también en el hecho de resaltar que es importante donar sangre de forma periódica, con el objetivo de contar con una reserva de sangre suficiente antes que se presente la necesidad puntual.

Los principales objetivos del Día Mundial del Donante de Sangre de 2017 son alentar a todas las personas a que contribuyan a que los servicios de salud de su respectiva ciudad se encuentren dotados ante una situación de emergencia, es decir, que donen sangre. También, implicar a las autoridades en el establecimiento de programas nacionales eficaces de donantes con capacidad para responder de inmediato a un aumento de la demanda durante emergencias.

Asimismo, se procura promover la inclusión de servicios de transfusión de sangre en actividades de preparación y respuesta ante emergencias nacionales, a la vez que dar a conocer ampliamente entre la población la necesidad de comprometerse a donar sangre durante todo el año, a fin de mantener reservas adecuadas y lograr la autosuficiencia en el suministro.

En la conmemoración se incluye el gesto de homenajear y dar las gracias a las personas que donan sangre periódicamente, mientras se alienta a que los jóvenes también sean donantes. Por último, se busca promover la colaboración internacional y velar por la difusión y el consenso mundiales, acerca de los principios de donación voluntaria no remunerada. La búsqueda es encomiable.

volver arriba
puelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp