Menu
denuncia-whp

Superar los debates del corto plazo

Con pocos logros para mostrar que tengan incidencia en la vida concreta de la gente, el oficialismo renueva sus críticas a la gestión anterior de cara a las PASO del mes que viene. Si bien todavía no alcanzó su punto culminante, el clima de campaña se apodera de los medios de comunicación y de las charlas de café. A pesar de los intentos de poner en práctica una reforma política vía la votación electrónica en los primeros meses de su gestión, la mecánica electoral será la misma que instrumentó la administración de Cristina Fernández.


La metodología fue objeto de cuestionamientos durante su proceso de discusión, entre otros aspectos, porque al colocar una suerte de filtro en el camino hacia las elecciones generales, tiende a favorecer las polarizaciones. Objeción difícil de rebatir más allá de Capital Federal y provincia de Buenos Aires, los únicos distritos donde es posible pensar en terceras fuerzas con algunas posibilidades de incidir en la contienda de octubre.

Desde la Casa Rosada se impulsan discusiones diversas, pero más allá de sus designios, la abrupta alza del dólar que se produjo en las últimas semanas preocupa a diestra y siniestra, por su previsible incidencia en la inflación. Sin medir demasiado las consecuencias en su propia performance electoral, al mismo tiempo que la divisa estadounidense alcanzaba marcas históricas, el Poder Ejecutivo concedió incrementos en las naftas del 7 por ciento aproximadamente y del 6 por ciento en el gasoil, nuevos factores de presión inflacionaria.

Los candidatos del PRO y de la alianza Cambiemos en general, cuando concurren a los medios televisivos procuran soslayar la faceta económica porque implicaría admitir que la abrumadora mayoría de los argentinos y argentinas, vive peor que en diciembre de 2015. Es verdad que los índices apuntan una recuperación en algunos sectores del quehacer económico, pero esa mejora todavía no se nota en el conjunto de la economía y menos aún se percibe en los sectores populares. De ahí que los temas preferidos en la agenda de quienes pugnan por una banca en el Congreso por el lado del oficialismo, sean la inseguridad y el narcotráfico.

Los ejercicios discursivos procuran reflotar la polarización hacia el “pasado”, en clara alusión al período que finalizó aquel 10 de diciembre, como si entre entonces y la actualidad, no hubiera comportamientos que analizar, aciertos y errores, virtudes o defectos. Pero sobre todo, como si no fuera necesario discutir qué irá a ser del país desde octubre hasta diciembre de 2019, cuando expire el mandato del actual presidente.

La ausencia de miras no es patrimonio exclusivo de la administración presente. Días atrás, un informe del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, ámbito que funciona en la Universidad Católica Argentina (UCA) estableció que seis de cada 10 jóvenes de hasta 17 años, padecen situaciones de pobreza estructural. Estructural quiere decir precisamente eso, ha de entenderse como análisis que supera la mirada coyuntural.

Es verdad que con los cierres de fábricas, las suspensiones y los despidos que se registraron en las últimas semanas, tanto en filiales de trasnacionales alimentarias como en distribuidoras de alimentos o grupos mediáticos, poco se podrá contribuir a la superación de las endemias estructurales. Menos con el rebote inflacionario que más allá de los buenos números que se dieron a conocer ayer, se prevé para el mes en curso.

El Poder Judicial no permanece al margen de la disputa y demuestra una vez más, que la tan mentada independencia es una quimera. La semana pasada, un fiscal a quien se atribuyen lazos con el oficialismo solicitó el desafuero del exministro de Planificación. La investigación tiene que ver con el paradero de 400 millones de pesos que se habían dispuesto para reconstruir un ramal ferroviario en Río Turbio, obra que jamás se realizó.

Desde ya, la investigación tiene que hacerse y avanzar. Si hubo corrupción, el destino deber ser la prisión… Pero la determinación de aquel funcionario judicial le vino bárbaro al gobierno para arremeter una vez más contra el “pasado” y el presidente aprovechó rápidamente. De hecho, la discusión sobre los fueros se instaló en el Congreso y en los medios de comunicación, a tal punto que también la aprovecharon dos interesados en superar la polarización.

En los sistemas representativos, el voto es el mecanismo de decisión más importante pero no es el único. A la ciudadanía hay que ejercerla todos los días, no sólo cada dos años. Es de vital importancia que los gobernados incidan en los debates para que su futuro inmediato no dependa del enfrentamiento entre sólo dos concepciones, cuyos límites están más que a la vista. Achicar la brecha entre la “clase política” y los votantes parece fundamental.

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]