Menu
denuncia-whp

Parece interesante la figura del usuario-generador

Sus impulsores estiman que el proyecto de ley podría llegar a fines de año al Congreso. Se trata de unas de esas iniciativas que de prosperar, pueden tener consecuencia en la vida cotidiana de la gente y de manera directa, en la cuestión energética: permitirá general energía eléctrica de manera domiciliaria y al mismo tiempo, inyectar el excedente en la red de distribución. Mecanismos similares aunque con diferencias, ya están en funcionamiento en Uruguay, Brasil, Chile y Colombia.

Entre otras consecuencias, se aguarda que en el mediano plazo la innovación se traduzca en menores tarifas para los usuarios. La propuesta cobra trascendencia pública cuando en Bariloche, aún persiste el descontento hacia la cooperativa que distribuye energía eléctrica en la ciudad, ante la fragilidad que demostró su red durante las recientes nevadas. Curiosamente, impulsan el proyecto diputados que integran bloques habitualmente enfrentados: Cambiemos, Bloque Justicialista, Frente para la Victoria y Chubut Somos Todos.

Según trascendió, el proyecto de ley referirá a la Generación distribuida de energías renovables, tal su título. El diputado oficialista Juan Carlos Villalonga, exintegrante de Greenpeace, describió que la hipotética norma establecerá “un piso de las normas que se deberán cumplir en la instalación” y que a partir de esa normativa, tendrá origen la figura del “usuario generador”. Éste asumirá el derecho en “todo el país” de consumir la energía que produzcan sus instalaciones y de paso, inyectará a la red energía de fuentes renovables.

En primera instancia, las distribuidoras de alcance provincial y precisamente, las cooperativas eléctricas del interior del país, no quisieron saber nada del tema porque se preocuparon ante una posible merma en sus ingresos. Como se sabe, por sus características físicas la distribución eléctrica es considerada “monopolio natural” que en consecuencia, no admite la competencia en un distrito determinado.

En efecto, el modelo aperturista que se instaló a partir de los 90 en la Argentina, no implicó competencia en el ámbito de la energía eléctrica. En Buenos Aires y su conurbano se privatizó la vieja SEGBA pero los nuevos jugadores, EDESUR y EDENOR, se dividieron geográficamente el área a servir, nunca compitieron entre sí. En Bariloche tampoco existe la chance de elegir: la CEB dispone de un mercado cautivo.

De prosperar y de llegar su filosofía a la práctica, la norma marcará un antes y un después: cada usuario que consuma la energía que genere, dejará de consumir de la red. Como siempre sucede, las grandes prestadoras estarán en mejores condiciones de adaptarse a la nueva situación, en desmedro de las más pequeñas. Si bien el diputado señaló que las diferencias más importantes ya se zanjaron avisó que “las distribuidoras van a tener que cambiar progresivamente su modelo de negocios”. ¿Estarán sobre aviso en Vicealmirante O’Connor?

En el horizonte que se prevé si se sancionara la nueva ley, el usuario-generador deberá superar una evaluación técnica para luego, suscribir un contrato con la distribuidora. La innovación tiene como fundamento incentivar el autoconsumo residencial y que la generación se aplique al autoabastecimiento. Cada kw/h que se autogenere y consuma, representará uno menos que se consuma desde la distribuidora.

Parecería prematuro entrar en mayores detalles pero desde la perspectiva del usuario, convendrá monetariamente consumir el 100 por ciento de la auto-generación. Si se registraran excedentes a favor del usuario-generador, éste accederá a un crédito en la facturación de la distribuidora en los períodos siguientes. De persistir el superávit, podrá solicitarle a la distribuidora el saldo favorable que acumule.

La contra es que la tecnología que hará falta no estará al alcance de todos los hogares aunque tampoco es exorbitante. Según Villalonga, un equipo básico para entrar en la modalidad requiere una inversión de 70 mil pesos, con un período de amortización de entre cinco y ocho años y una vida útil que puede oscilar entre los 20 y 25 años. Según los entendidos, para suministrar energía eléctrica a una vivienda mediana hacen falta varios paneles solares o módulos fotovoltaicos que se interconectan entre sí y sobre una estructura metálica, se pueden instalar sobre el techo, en patios o jardines. Los básicos “se bancan” sin problemas la iluminación, los electrodomésticos de consumo medio (TV, equipos de audios y computadoras), pero para alimentar a lavarropas y heladeras, hacen falta instalaciones más grandes.

Además, quienes quieran convertirse en usuarios-generadores deberán afrontar otra inversión para cambiar los medidores actuales por otros bidireccionales, que registrarán tanto el consumo como la generación propia. En tanto, el cargo fijo -fíjese la factura de la CEB- se seguirá abonando a la distribuidora, porque refiere a la inyección de energía en la red, que será necesaria en caso de no arribarse al autoabastecimiento. Suena muy interesante… Hay que aguardar a que pasen las elecciones de octubre.

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]