Menu
denuncia-whp

La alfabetización cambia de concepto

Con la irrupción imperativa de las nuevas tecnologías en nuestras vidas, alfabetizar cobra nuevos sentidos. Al tanto de esas modificaciones, la consigna para el Día Internacional de la Alfabetización fue “La alfabetización en la era digital”. La conmemoración correspondió al pasado viernes, en coincidencia con el 8 de septiembre. La UNESCO se propuso determinar qué competencias en lectoescritura necesitan las personas que se conectan a las redes de Internet en sociedades cada vez más digitalizadas.

Si bien el primer paso aún consiste en empuñar un lápiz cerca de un papel, la entidad internacional quiso aprovechar la fecha para que se examinen las políticas y los programas de alfabetización que sean eficaces. La intención básica es sacar provecho de las oportunidades que brinda la era digital. El tema se vincula de manera estrecha con el cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible.

Está claro que las tecnologías digitales tienen poder para cambiar a un ritmo cada vez más pronunciado la manera en que las personas vivimos, trabajamos, nos instruimos y establecemos relaciones sociales. Hay matices, pero esa intromisión se produce en todas las regiones del planeta.

También es verdad que tales tecnologías nos ofrecen nuevas posibilidades para mejorar en todos los aspectos de la vida.

La generalización tecnológica puede influir en el acceso a la información, la gestión de los conocimientos, la construcción de redes y la llegada a los servicios sociales, la producción industrial y las diversas modalidades de trabajo. El problema es que quienes carecen de acceso a las tecnologías digitales, experimentan un nuevo analfabetismo que deriva en renovadas marginalidades.

No arribar o manejar insuficientemente la digitalización obstaculiza la adquisición de conocimientos. Quienes no disponen de las habilidades y competencias necesarias para navegar por las redes pueden quedar marginados en el ámbito de sociedades cada vez más digitalizadas. En este sentido, la alfabetización adquiere nuevas connotaciones y plantea nuevos desafíos a los gobiernos que aspiran a la ilustración de sus pueblos.

De la misma manera que el conocimiento, las capacidades y las competencias evolucionan en el contexto de la era digital, también evoluciona el significado de reconocerse alfabetizado o alfabetizada. Precisamente, con el objetivo de reducir la carencia de capacidades en lectoescritura y las desigualdades, la conmemoración del Día Internacional de la Alfabetización puso de relieve los desafíos y las oportunidades que encuentra la promoción de la alfabetización en la era digital.

Hay que tener presente que, a pesar de los logros que se alcanzaron en los últimos años, unos 750 millones de adultos y 264 millones de niños son víctimas del analfabetismo, es decir, aún carecen de competencias básicas en lectoescritura. Esa persistencia justifica que el Día Internacional de la Alfabetización se celebre cada año a escala internacional, con el ánimo de reunir a gobiernos, organizaciones multilaterales y bilaterales, las ONG, las partes interesadas del sector privado, las comunidades locales, los docentes, los estudiantes y los especialistas detrás de un mismo objetivo.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobados por los mandatarios de la comunidad internacional en septiembre de 2015, promueven el acceso universal a una educación de calidad y oportunidades de aprendizaje durante toda la vida de las personas. En concreto, una de la metas del Objetivo Nº 4 se dirige a asegurar que todos los jóvenes aprendan a leer y escribir y tengan conocimientos básicos de aritmética. También menciona que los adultos que carezcan de esos conocimientos tengan la oportunidad de adquirirlos.

La directora ejecutiva de la UNESCO apuntaló los nuevos desafíos que mencionábamos: “tradicionalmente se ha considerado la alfabetización como un conjunto de competencias relacionadas con la lectura, la escritura y la aritmética aplicadas en un contexto determinado. Las sociedades del conocimiento por medios digitales están transformando lo que significa estar alfabetizado y exigen un nuevo nivel, más elevado, de esas competencias. Al mismo tiempo, la tecnología puede contribuir, a cambio, a mejorar el desarrollo de la alfabetización”.

Irina Bokova trajo a colación que “las encuestas internacionales revelan que un gran porcentaje de la población adulta y joven de todo el mundo, incluso en los países desarrollados, no cuenta con las competencias digitales básicas necesarias para funcionar plenamente en las sociedades y los trabajos de hoy en día. La reducción de esta brecha de competencias resulta imprescindible desde el punto de vista de la educación y el desarrollo”.

En la actualidad, es necesario “entender mejor el tipo de alfabetización que se necesita en un mundo digital para construir sociedades más inclusivas, equitativas y sostenibles. Todas las personas deberían poder aprovechar al máximo las ventajas de la nueva era digital, en beneficio de los derechos humanos, del diálogo y el intercambio y de un desarrollo más sostenible”. Esas debieran ser las líneas de trabajo.

volver arriba
puelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]