Menu
denuncia-whp

Mirar más hacia el Sur

Con el concepto de Cooperación Sur-Sur se hace referencia a una manifestación de solidaridad entre pueblos y países del Sur global que contribuye al bienestar de las poblaciones, su independencia colectiva y el logro de los objetivos de desarrollo que se acordaron internacionalmente, entre ellos, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Precisamente, hoy (12 de septiembre) se celebra el Día de las Naciones Unidas para la Cooperación Sur-Sur.

La puesta en práctica de la cooperación entre los países del Sur se lleva a cabo a través de un marco de colaboración amplio en las esferas política, económica, social, cultural, medioambiental y técnica. Pueden participar dos o más países “en desarrollo” y tener lugar a nivel bilateral, regional, intrarregional o interregional. Entre éstos, comparten conocimiento, habilidades, experiencias y recursos para alcanzar los objetivos de desarrollo mediante iniciativas que se acuerden.

Con la conmemoración, la ONU persigue el objetivo de concientizar a los ciudadanos de todo el mundo sobre las iniciativas que asume, en dirección a los países que según su léxico están “en desarrollo” y cooperan entre sí. De la misma manera, hoy se deberían celebrar los avances económicos, sociales y políticos de los últimos años, tanto en regiones como en países del Sur. Más como categoría política que geográfica.

La ciudad turca de Antalya acogerá la Exposición Mundial 2017 sobre el Desarrollo Sur-Sur, desde el 27 al 30 de noviembre, bajo el título “Cooperación Sur-Sur en la era de la transformación económica, social y medioambiental: hacia el 40º aniversario de la aprobación del Plan de Acción de Buenos Aires (BAPA+40)”. La exposición lleva el nombre de la capital argentina porque allí se discutió y aprobó la iniciativa que todavía tiene vigencia.

De acuerdo con ésta, existen varios objetivos básicos de la colaboración Sur-Sur, con el ánimo de promover e implementar la cooperación técnica entre países “en desarrollo”. El primero refiere a fomentar su independencia a través de la mejora de su creatividad para que encuentren soluciones a sus problemas de desarrollo de acuerdo con sus propias aspiraciones, valores y necesidades específicas.

El segundo apunta a promover y reforzar la independencia colectiva de los países “en desarrollo” a través del intercambio de experiencias. La intención es que aporten, compartan y usen sus recursos técnicos y de otro tipo, al igual que avancen hacia la complementación en el desarrollo de capacidades. El tercero apunta a fortalecer la capacidad de los países en cuestión para que éstos mismos identifiquen y analicen sus prioridades, mientras formulan las estrategias necesarias.

También se persigue como objetivo incrementar la cantidad y la calidad de la cooperación internacional para el desarrollo, en el sentido de aportar y compartir capacidades con el fin de mejorar la efectividad de los recursos que se dedican a la modalidad. El Plan de Acción incluye además la creación de capacidades tecnológicas en los países “en desarrollo”, así como el fortalecimiento de las existentes, con el fin de mejorar su efectividad, además de aumentar la capacidad de tales países de absorber y adaptar la tecnología y las habilidades para que se ajusten a sus necesidades.

La iniciativa contempla aumentar y mejorar las comunicaciones entre los países que forman parte del grupo para crear conciencia acerca de sus problemas comunes y ampliar el acceso al conocimiento y la experiencia disponibles, así como la creación de conocimiento nuevo para abordar sus problemas. Incluso, es necesario advertir los matices que presenta la denominación general “países en desarrollo” porque es imperioso reconocer los problemas y las necesidades de la generalidad, pero también de los que no cuentan con litoral, los pequeños Estados insulares, los países más afectados por los desastres naturales y otras crisis, para poder así dar respuesta a los retos. Por último, el Plan refiere a la necesidad de permitir a los países del Sur una mayor participación en la actividad económica internacional y ampliar la cooperación.

 

Durante el gobierno anterior, fue motivo prácticamente de burla para la gran prensa una iniciativa que partió del efectivamente polémico ex secretario de Comercio. Una delegación argentina se dirigió hacia Angola para explorar posibilidades de negocios con sus pares de aquel país africano. Más allá de la modalidad y del éxito o no que tuviera aquel emprendimiento, el espíritu era y es interesante a la luz del concepto de Cooperación Sur-Sur. La Argentina haría bien en dejarse de pensar como potencia cuando no lo es y estudiar sus posibilidades de desarrollo de manera autónoma, no tanto en dependencia de los dictados del “mercado internacional”, es decir, Estados Unidos, la Unión Europea y más recientemente, los BRICS. No hay tanto que perder en esa exploración y tal vez exista mucho por ganar.

Mirar más hacia el Sur

Con el concepto de Cooperación Sur-Sur se hace referencia a una manifestación de solidaridad entre pueblos y países del Sur global que contribuye al bienestar de las poblaciones, su independencia colectiva y el logro de los objetivos de desarrollo que se acordaron internacionalmente, entre ellos, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Precisamente, hoy (12 de septiembre) se celebra el Día de las Naciones Unidas para la Cooperación Sur-Sur.

La puesta en práctica de la cooperación entre los países del Sur se lleva a cabo a través de un marco de colaboración amplio en las esferas política, económica, social, cultural, medioambiental y técnica. Pueden participar dos o más países “en desarrollo” y tener lugar a nivel bilateral, regional, intrarregional o interregional. Entre éstos, comparten conocimiento, habilidades, experiencias y recursos para alcanzar los objetivos de desarrollo mediante iniciativas que se acuerden.

Con la conmemoración, la ONU persigue el objetivo de concientizar a los ciudadanos de todo el mundo sobre las iniciativas que asume, en dirección a los países que según su léxico están “en desarrollo” y cooperan entre sí. De la misma manera, hoy se deberían celebrar los avances económicos, sociales y políticos de los últimos años, tanto en regiones como en países del Sur. Más como categoría política que geográfica.

La ciudad turca de Antalya acogerá la Exposición Mundial 2017 sobre el Desarrollo Sur-Sur, desde el 27 al 30 de noviembre, bajo el título “Cooperación Sur-Sur en la era de la transformación económica, social y medioambiental: hacia el 40º aniversario de la aprobación del Plan de Acción de Buenos Aires (BAPA+40)”. La exposición lleva el nombre de la capital argentina porque allí se discutió y aprobó la iniciativa que todavía tiene vigencia.

De acuerdo con ésta, existen varios objetivos básicos de la colaboración Sur-Sur, con el ánimo de promover e implementar la cooperación técnica entre países “en desarrollo”. El primero refiere a fomentar su independencia a través de la mejora de su creatividad para que encuentren soluciones a sus problemas de desarrollo de acuerdo con sus propias aspiraciones, valores y necesidades específicas.

El segundo apunta a promover y reforzar la independencia colectiva de los países “en desarrollo” a través del intercambio de experiencias. La intención es que aporten, compartan y usen sus recursos técnicos y de otro tipo, al igual que avancen hacia la complementación en el desarrollo de capacidades. El tercero apunta a fortalecer la capacidad de los países en cuestión para que éstos mismos identifiquen y analicen sus prioridades, mientras formulan las estrategias necesarias.

También se persigue como objetivo incrementar la cantidad y la calidad de la cooperación internacional para el desarrollo, en el sentido de aportar y compartir capacidades con el fin de mejorar la efectividad de los recursos que se dedican a la modalidad. El Plan de Acción incluye además la creación de capacidades tecnológicas en los países “en desarrollo”, así como el fortalecimiento de las existentes, con el fin de mejorar su efectividad, además de aumentar la capacidad de tales países de absorber y adaptar la tecnología y las habilidades para que se ajusten a sus necesidades.

La iniciativa contempla aumentar y mejorar las comunicaciones entre los países que forman parte del grupo para crear conciencia acerca de sus problemas comunes y ampliar el acceso al conocimiento y la experiencia disponibles, así como la creación de conocimiento nuevo para abordar sus problemas. Incluso, es necesario advertir los matices que presenta la denominación general “países en desarrollo” porque es imperioso reconocer los problemas y las necesidades de la generalidad, pero también de los que no cuentan con litoral, los pequeños Estados insulares, los países más afectados por los desastres naturales y otras crisis, para poder así dar respuesta a los retos. Por último, el Plan refiere a la necesidad de permitir a los países del Sur una mayor participación en la actividad económica internacional y ampliar la cooperación.

Durante el gobierno anterior, fue motivo prácticamente de burla para la gran prensa una iniciativa que partió del efectivamente polémico ex secretario de Comercio. Una delegación argentina se dirigió hacia Angola para explorar posibilidades de negocios con sus pares de aquel país africano. Más allá de la modalidad y del éxito o no que tuviera aquel emprendimiento, el espíritu era y es interesante a la luz del concepto de Cooperación Sur-Sur. La Argentina haría bien en dejarse de pensar como potencia cuando no lo es y estudiar sus posibilidades de desarrollo de manera autónoma, no tanto en dependencia de los dictados del “mercado internacional”, es decir, Estados Unidos, la Unión Europea y más recientemente, los BRICS. No hay tanto que perder en esa exploración y tal vez exista mucho por ganar.

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]