Menu
denuncia-whp

Cada vez más lejos de la paz

Cuando hoy miremos el almanaque, comprenderemos que hizo su arribo la primavera, la estación que “mejor prensa” tiene. Pero cada 21 de septiembre se conmemora también el Día Internacional de la Paz, jornada que habría que realzar a partir de la militarización sin precedentes de la región, que evidentemente dispuso el gobierno nacional en consonancia con algunas autoridades judiciales.


En su oportunidad, la Asamblea General de la ONU instituyó la conmemoración para el fortalecimiento de los ideales de paz, tanto “entre todas las naciones y todos los pueblos, como entre los miembros de cada uno de ellos”. Con allanamientos sin sentido a comunidades mapuches que inclusive en su momento se diferenciaron explícitamente de la cuestionada RAM, lejos se estará de contribuir a la construcción de la paz que todos y todas anhelan.

En 2017, la campaña se denomina “Juntos por la paz: respeto, seguridad y dignidad para todos”. Más allá de las bromas que se puedan hacer desde una mirada rionegrina, la intención es realzar el espíritu de Juntos, una iniciativa mundial cuyo objetivo es que las personas que se vieron obligadas a abandonar sus hogares en busca de una vida mejor disfruten del respeto y la seguridad, además de contar con la chance de vivir con dignidad.

Juntos tuvo su origen en la Cumbre para Refugiados y Migrantes que se celebró el 19 de septiembre de 2016 con la participación de todo el sistema de Naciones Unidas, es decir, los 193 Estados que son miembros, el sector privado, la sociedad civil, las instituciones académicas y la ciudadanía. Se coincidió en apoyar la diversidad, la no discriminación y la aceptación de los refugiados y migrantes.

Al formular su reflexión, pareciera que el secretario general tuviera a su frente la coyuntura argentina de los últimos meses: “en tiempos de inseguridad, las comunidades de apariencia diferente se convierten en chivos expiatorios. (...) Debemos resistir frente al cinismo que divide a las comunidades y nos presenta a nuestros vecinos como 'los otros'. La discriminación nos denigra a todos e impide que las personas y las sociedades alcancen su pleno potencial. (...) Juntos, hagamos frente a la intolerancia y defendamos los derechos humanos. Juntos, construyamos puentes. Juntos, convirtamos el miedo en esperanza”.

En términos globales, en 2017 el Día Internacional de la Paz se centrará en movilizar a la ciudadanía mundial para que muestre apoyo a los refugiados y migrantes. La campaña se propone compartir sus mensajes en las sociedades que reciben a los desplazados, pero también entre aquellos que consideran que los diferentes amenazan su seguridad física y financiera. La intención es destacar el valor de la solidaridad.

La jornada viene al dedillo para poner de relieve los beneficios que los migrantes aportan a las economías y a los países, además de abordar las preocupaciones legítimas de las sociedades de acogida. En realidad, se trata de reunir a todos y “recordar nuestra humanidad”, proclama la ONU. En este marco, los jóvenes juegan un papel crucial porque tienen menos pruritos a la hora de dar la bienvenida o de asistir tanto a refugiados como a migrantes.

Una semana atrás, Antonio Gutérres anticipó la celebración del Día Internacional de la Paz en la sede de la ONU. Entre otras formalidades, mantuvo un minuto de silencio porque no hace falta ser experto en política internacional para saber que en vastas regiones del planeta, la paz es poco menos que una quimera. Precisamente, en su primera intervención ante la Asamblea General, el presidente estadounidense no tuvo ningún empacho a afirmar que podría “destruir” a Corea del Norte.

El ocupante de la Casa Blanca también arremetió contra Venezuela e Irán, además de asumir el rol de “maestro ciruela”. Vociferó que “como presidente de Estados Unidos, siempre pondré a Estados Unidos primero, igual que ustedes, como líderes de sus países, siempre pondrán y deberían poner a sus países primero”. Además de las réplicas de los presidentes directamente aludidos a través de sus países, la actitud de Trump mereció críticas del presidente francés, Emmanuel Macron, quien también debutó en la Asamblea General. En este caso, sus objeciones tuvieron que ver con el abandono estadounidense del Acuerdo de París y el cuestionamiento el pacto nuclear con Irán, que tan trabajosamente se había alcanzado.

El Día Internacional de la Paz “encarna nuestra aspiración común de poner fin a los sufrimientos innecesarios causados por los conflictos armados. Ofrece un momento para que los pueblos del mundo reconozcan los vínculos que los unen, independientemente de su país de origen”, había proclamado el secretario general. Sin embargo, “la paz verdadera requiere la construcción de puentes, la lucha contra la discriminación y la defensa de los derechos humanos de toda la población mundial”.

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]