Menu
denuncia-whp

Todo bien pero no entran dólares

La advertencia no provino de una fuerza opositora en el marco de la campaña electoral y ni siquiera de los economistas que se consideran a sí mismos heterodoxos. El llamado de atención partió de las filas de las consultoras, a quienes se les podrá recriminar varias cuestiones, pero a nadie escapará que a priori, simpatizan con las políticas y el estilo del elenco gobernante en la Argentina.

Corrió por cuenta de la célebre Moody´s avisar que la proporción de la deuda pública que está en poder del sector privado “es cada vez mayor”, ingrediente que según sus propias palabras, “aumenta la vulnerabilidad fiscal del país”. El reporte se conoció sobre fines de la semana que pasó y se dató en Nueva York. La puntualización de la consultora coincide con la percepción que una proporción importante de los argentinos tiene sobre la política de endeudamiento externo.

Como aliciente, Moody´s destacó que alrededor de la mitad del endeudamiento del gobierno se mantiene con otras entidades del sector público, hecho que “reduce el riesgo de refinanciamiento”. Quiere decir que cerca del 50 por ciento de la deuda pública sería relativamente manejable. El problema radica en que la mitad restante está en manos de distintos operadores del mercado financiero nacional e internacional. 

Además, Moody´s apuntó que “otras debilidades crediticias incluyen inflación alta y una gran proporción de deuda en moneda extranjera”, combinación “que expone al balance del gobierno al riesgo cambiario”. Por las dudas, recordemos que a pesar de la sensible baja que la inflación acusa en 2017, en términos internacionales continúa a niveles considerablemente altos.

Los datos de septiembre serían alentadores en el último sentido, ya que según estimaciones previas, rondaría el 1 por ciento. Al analizar otro de los frentes, Moody´s consideró que un mayor crecimiento de la economía argentina “debería respaldar una reducción” del déficit fiscal. Para la consultora, al término de 2017 variable tan sensible “superará el 6 por ciento del PBI”.

Por ese lado, su reporte indicó que la marcha será ascendente no sólo en 2017 sino también en 2018: 3 por ciento en 2017 y 3,5 por ciento en 2018. En este sentido, la estimación de la evaluadora fue favorable porque “las inversiones públicas y privadas deberían reafirmar el crecimiento, y las iniciativas que se espera que el gobierno introduzca después de las elecciones de medio término de octubre ayudarán a reducir el déficit fiscal en, al menos, un 1 por ciento del PBI en 2018”. En buen romance, ajuste.

El pronóstico es ambivalente. Un oficial de Moody´s comentó que si bien “el mayor crecimiento debería respaldar una reducción del déficit fiscal, que superara 6 por ciento del PBI este año”, al mismo tiempo “la relación deuda/PBI del gobierno llegará al 53 por ciento este año y al 56 por ciento el próximo año". Quiere decir que la vulnerabilidad externa no dejará de crecer.

Las consultoras trabajan básicamente para brindar datos a los grandes jugadores del mundo de las finanzas. En el léxico de Moody´s la calificación de la Argentina es B3, que quiere decir que de estable, pasó a positiva. La nota anterior provenía de marzo y se actualizó la semana pasada. El vocero de la calificadora explicó que “dicho cambio reflejó la perspectiva de la agencia de calificación de que la economía comenzará a presentar un crecimiento positivo, en parte después de implementar las nuevas políticas de reducción del déficit”.

Al menos en la versión que circuló entre la prensa especializada, el reporte de la consultora no hizo mención al deterioro externo que acusa la economía argentina, ante el gran crecimiento de las importaciones y el estancamiento que ofrecen las exportaciones. En efecto, se calcula que para fines de 2017, el déficit comercial ascendería a la friolera de 6 mil millones de dólares.

El auténtico talón de Aquiles del modelo en vigencia... La única manera de hacerse de dólares genuinos para afrontar el endeudamiento externo es vía las exportaciones. Sin embargo, éstas permanecen quietas mientras la deuda crece de manera pavorosa. Según una consultora nacional, “la demanda interna está creciendo a un mayor ritmo que la producción ya que en el segundo trimestre de 2017 ésta trepó 4,4 por ciento contra 2,7 por ciento del PBI”. Ese desfase se cubre a través de importaciones.

Aquellos 6 mil millones de dólares representan “un rojo de 1 por ciento del PBI”. Según Ecolatina, “el aumento de las compras externas responde en parte a la recuperación de la actividad, la expansión del consumo y la inversión en el país, pero también, al abaratamiento relativo de los bienes y servicios del exterior porque el tipo de cambio real no es competitivo”. Algo entendemos en Bariloche de falta de competitividad…

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]