Menu
denuncia-whp

Planificar las ciudades antes que sean trágicas

Las ciudades y demás asentamientos humanos son el lugar donde mejor interactuamos social, cultural, política y económicamente. En tales enclaves nos desarrollamos como seres humanos y se modelan nuestras vidas. Sin embargo, las urbes ya no revisten el mismo significado que años atrás. En la actualidad, afrontan serios desafíos demográficos, al producirse desde la década anterior, un traslado sin precedentes desde los ámbitos rurales a los urbanos.

Los pronósticos aguardan que hacia 2030, un 60 por ciento de la población del planeta resida en áreas urbanas, especialmente en regiones de África, Asia y América Latina. Si las ciudades insisten en crecer sin una adecuada planificación urbana, las consecuencias del rápido desarrollo de las ciudades pueden ser hasta trágicas. De ahí que el Día Mundial del Hábitat, que se celebrara el último lunes, hablara de “modelar el futuro de nuestras ciudades y pueblos”.

Creemos que ningún barilochense se enojará si afirmamos que en los últimos 15 años la ciudad creció mucho y mal, al punto de tornar un tanto tediosa una operación de rutina, como es trasladarse al centro de la ciudad desde el Oeste, el Este o el Sur. Por otro lado, la gran nevada que se desplomó sobre nosotros en el reciente invierno, desnudó falencias insospechadas en materia de servicios públicos.

No somos una excepción. Son muchas las ciudades en donde los efectos de una mala política de urbanización se notan hace rato, a partir de la falta de viviendas apropiadas y la creación de zonas deprimidas y sin infraestructuras. Esas “villas miseria” o “de emergencia” en léxico argentino de años atrás, fomentan la pobreza, el desempleo, la delincuencia, la contaminación y los problemas de salud pública.

Esas barriadas no están en condiciones de brindar respuestas ante la virulencia de los desastres naturales o catástrofes, se deban al cambio climático o no. Con esos retos al frente, las delegaciones de los países instituyeron en 2015 el Objetivo número 11 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que propone la creación de urbes inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles.

La ONU designó al primer lunes de octubre de cada año como Día Mundial del Hábitat para reflexionar sobre el estado de nuestros pueblos y ciudades y sobre el derecho básico de todos y todas a una vivienda adecuada. También tiene la intención de recordar a la población del planeta que en el mismo sentido, todos tenemos el poder y la responsabilidad de moldear el futuro de nuestras ciudades y nuestros pueblos.

Cada año, la jornada adopta un nuevo tema para originar políticas de desarrollo sostenible que garanticen una vivienda adecuada para todas las familias. Se trata de promover hogares y servicios sociales inclusivos; un entorno de vida seguro y saludable para todos, con especial consideración para los niños, los jóvenes, las mujeres, los ancianos y los discapacitados. También, transporte y energía asequibles y sostenibles.

La consecución de mejores hábitats se relaciona con la promoción, protección y restauración de espacios verdes urbanos; y con el acceso al agua potable, limpia y segura, al igual que a servicios de saneamiento. Es menester preservar calidades saludables en el aire, problema que gracias a los generosos vientos que predominan en Bariloche, no padecemos. Sin embargo, no hace falta viajar mucho para saber de primera mano los severos inconvenientes que tienen con sus aires osorninos o puertomontinos.

El hábitat también depende de la creación de empleo, de la mejor planificación urbana y el mejoramiento de los barrios que quedaron al margen del desarrollo y de una mejor gestión de residuos. No obstante, el tema del año en curso para el Día Mundial del Hábitat giró en torno a cómo lograr que toda la población tenga acceso a una casa, objetivo que demanda la construcción de viviendas asequibles.

En 2016, las delegaciones gubernamentales adoptaron la Nueva Agenda Urbana, que establece un nuevo estándar mundial para el desarrollo urbano sostenible. La intención es que ese instrumento ayude a repensar la forma de planificar, gestionar y vivir en las ciudades. El primer compromiso que se asumió tiene que ver con proporcionar servicios básicos para todos los ciudadanos. Se trata de acceso a la vivienda, agua potable y saneamiento, alimentos nutritivos, atención de la salud y planificación familiar, educación, cultura y acceso a las tecnologías de comunicación. Que tome nota quien corresponda…

El segundo ítem tiene que ver con garantizar que todos los ciudadanos tengan acceso a la igualdad de oportunidades, libres de discriminación, porque toda persona tiene derecho a los beneficios que sus ciudades ofrecen. Las autoridades de las metrópolis deben tener especialmente en cuenta las necesidades de las mujeres, las personas con discapacidad, los grupos marginados, los ancianos y las poblaciones indígenas, entre otros grupos.

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]