Menu
denuncia-whp

La ciencia, al servicio de un futuro sostenible

Más que nunca, la ciencia tiene que estar al servicio de un futuro sostenible. Se la concibe como una herramienta que es creación del humano, tanto para comprender al mundo donde está inmerso como para aplicar esos conocimientos en su beneficio. En efecto, los avances científicos permiten hallar soluciones para los nuevos desafíos económicos, sociales y medioambientales. A esta altura de las circunstancias, resultan fundamentales para caminar en términos de desarrollo sustentable.

Desde ya, la ciencia también tiene la obligación de aportar a la construcción de la paz al fomentar la cooperación internacional. Además, acercar la ciencia al conjunto de la sociedad es esencial para que los individuos tengan los conocimientos necesarios y así puedan elegir sus opciones profesionales, personales y políticas. Por otro lado, su difusión es útil para atraer a los ciudadanos hacia el apasionante universo de la investigación.

En ese contexto, el 10 de noviembre de cada año se conmemora el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo, con la intención de promover que el conjunto de la ciudadanía esté al tanto de los avances científicos, actualización que es necesaria para la creación de sociedades más sostenibles. Al mismo tiempo, la divulgación apuntala la comprensión acerca de la fragilidad del planeta que nos toca habitar.

La agencia de la ONU en que recae la tarea de coordinar los esfuerzos para acercar la ciencia a la sociedad es la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). También le corresponde trabajar junto a los gobiernos sobre las dimensiones éticas que la ciencia plantea. La consigna 2017 es “Una ciencia para el entendimiento mundial” para demostrar que éste es fundamental para la paz y el desarrollo sostenible, ya que promueve el compromiso de los individuos y las comunidades locales de compartir el conocimiento necesario para lograr un cambio en los comportamientos.

Hay que admitir que los avances en las diferentes esferas de la ciencia permiten encontrar soluciones para los nuevos desafíos económicos, sociales y medioambientales, a la vez que favorecen el desarrollo sostenible y las sociedades más verdes. Como ningún país es capaz de alcanzar el desarrollo sostenible de manera individual, la cooperación científica internacional contribuye no sólo al progreso del conocimiento, sino también a la construcción de la paz.

Con esas convicciones, la UNESCO asesora a los países en sus inversiones en ciencia, tecnología e innovación (CTI). También en la elaboración de políticas científicas a nivel nacional, en la reforma de los respectivos sistemas científicos y en el refuerzo de sus sistemas de supervisión y evaluación de resultados. Para los últimos aspectos, se vale de indicadores de CTI y de estadísticas que tienen en cuenta las especificidades nacionales.

Sin embargo, las políticas científicas no bastan. Se deben consolidar los sistemas de enseñanza en ciencia e ingeniería y la capacidad investigadora para que los países puedan encontrar soluciones que se adapten a sus propios problemas. La UNESCO exhorta a fortalecer la presencia internacional de cada país en los diferentes campos de la ciencia y la tecnología. De la misma, considera que la sabiduría indígena sirve para complementar los sistemas de conocimiento que se basan en la ciencia moderna, al provenir de una larga y estrecha interacción con la naturaleza.

Si bien la ciencia y la tecnología dotan de capacidades a las sociedades y a los ciudadanos que las conforman, también tienen implicaciones éticas. La UNESCO trabaja con sus miembros para favorecer la toma de decisiones racionales en la utilización de la ciencia y la tecnología, especialmente en el ámbito de la bioética. En otro orden, se sabe que el agua es necesaria para la vida, de ahí que deba garantizarse su suministro en todas las sociedades del planeta para asegurar la paz y el desarrollo sostenible.

Entonces, comprender científicamente el ciclo del agua, su distribución y las características de los acuíferos en superficie y subterráneos, incluso a nivel urbano, contribuirá a una gestión racional del agua dulce que permitirá responder de forma conveniente a las necesidades humanas sin perjudicar el medioambiente. En este marco, el estudio científico de la historia de la Tierra y de sus recursos minerales, de los ecosistemas y de la biodiversidad en su interacción con el ser humano, resultan imprescindibles para comprender cómo debe gestionarse el planeta y así transitar hacia un futuro pacífico y sostenible.

Para reducir el déficit fiscal, el actual gobierno argentino tomó un camino opuesto, pero la UNESCO sostiene que invertir en Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) es fundamental para el desarrollo económico y el progreso social. En la actualidad, la investigación y los avances en el campo de las tecnologías verdes contribuyen al progreso económico y social al tiempo que construyen sociedades más ecológicas e inclusivas.

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]