Menu
denuncia-whp

Contra la diabetes, dieta saludable y ejercicio

Al conmemorarse hoy el Día Mundial de la Diabetes, conviene traer a colación que se trata de una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no la utiliza eficazmente. La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre, en consecuencia el efecto de la diabetes sin control es la hiperglucemia, es decir, precisamente el aumento del azúcar en la sangre.


Desde 1980 el número de personas con diabetes en el mundo casi se duplicó. Según las estimaciones, 422 millones de adultos padecían diabetes en 2014, frente a los 108 millones de 1980. Al mismo tiempo, su prevalencia (la proporción de personas que sufren una enfermedad con respecto al total de la población), también prácticamente se duplicó, al pasar del 4,7 por ciento al 8,5 por ciento de los adultos.

La tendencia adquirió más velocidad aún en los países de bajos y medianos ingresos. En términos regionales, cálculos recientes revelan que en los países latinoamericanos y del Caribe las tasas más elevadas de prevalencia corresponden a Belice (12,4 por ciento) y a México (10,7 por ciento). Localidades como Managua, Ciudad de Guatemala y Bogotá mantienen tasas de alrededor del 8 al 10 por ciento.

Estados Unidos ofrece una prevalencia de alrededor del 9,3 por ciento pero ésta llega a prácticamente el 16 por ciento en la frontera con México. El panorama es grave porque todos los tipos de diabetes pueden provocar complicaciones en diversas partes del organismo e incrementar el riesgo de muerte prematura. Además, provoca el aumento de factores de riesgo conexos, como el sobrepeso o la obesidad.

En 2012, la diabetes fue la causa directa de 1,5 millones de muertes a nivel planetario. Gran parte de los casos y sus complicaciones podrían prevenirse si se mantuvieran dietas saludables, una actividad física regular y un peso corporal normal, además de evitar el consumo de tabaco. Al declarar el Día Mundial de la Diabetes, las Naciones Unidas alentaron a que se elaboren políticas nacionales sobre la prevención, el tratamiento y su atención.

La intención coincide con el Objetivo de Salud y Bienestar de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Con éste se quiere garantizar una vida sana para todos en todas las edades. La agencia de las Naciones Unidas que se encarga de coordinar el logro del Objetivo, así como de velar por la salud pública en todo el planeta, es la Organización Mundial de la Salud (OMS). En América, la agencia especializada es la Organización Panamericana de la Salud.

Según las estimaciones de la Federación Internacional de Diabetes, alrededor de 193 millones de personas desconocen que padecen la enfermedad. La cifra equivale aproximadamente a la mitad de todos los adultos que vivían con diabetes en 2015. Una proporción mayoritaria de esos casos refiere a la diabetes tipo 2. Hay que tener presente que cuanto antes se diagnostique a una persona, más temprano se puede iniciar su tratamiento y control.

Esa perspectiva es central porque la anticipación puede mejorar las posibilidades de prevenir complicaciones dañinas y costosas. Hay que considerar que un individuo con diabetes tipo 2 puede vivir varios años sin mostrar síntomas. El problema es que durante ese lapso, índices altos aunque inadvertidos de glucosa en la sangre pueden dañar silenciosamente al conjunto del cuerpo. Por eso existe la necesidad urgente de detectar, diagnosticar y proporcionar atención.

Existen soluciones factibles y económicas para ayudar a identificar a las personas con diabetes tipo 2 sin diagnosticar o que presenten el riesgo de desarrollarla en el futuro. Por otro lado, quizá no esté de más recordar que la diabetes es la principal causa de enfermedad cardiovascular y además, está detrás de la ceguera y el fallo renal. Inclusive, acostumbra a provocar la amputación de las extremidades inferiores.

Más de una tercera parte de las personas que actualmente viven con las variantes 1 y 2 de la enfermedad, desarrollarán algún tipo de daño en sus ojos durante la vida. Tales complicaciones se pueden prevenir o retrasar si se mantienen los niveles de glucosa en sangre, con la presión sanguínea y el colesterol tan cerca de los parámetros normales como fuera posible. Muchas de los agravantes se pueden detectar en las etapas primeras y empezar a contrarrestar.

Según proyecciones de la FID, aproximadamente 415 millones de adultos sufren la dolencia en la actualidad, cifra que hacia 2040 se incrementará a 642 millones. La proporción de personas con diabetes tipo 2 aumenta en la mayoría de los países, aunque el 75 por ciento vive en países de renta media o baja. Como siempre, trabajar contra la pobreza y la indigencia implica ayudar a los combates específicos contra enfermedades de esta índole.

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]