Menu
denuncia-whp

“Mi derecho a la salud” en el Día Mundial del Sida

La Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que todas las personas, sean quienes fueran y vivan donde sea, tienen derecho a la salud. Éste se apoya en un conjunto más amplio de derechos con los que se relaciona directamente, como el de la vivienda y los servicios de saneamiento adecuados, condiciones de trabajo saludables, acceso a alimentos nutritivos y a la administración de justicia.

La cuestión es que sólo se podrá poner fin al sida como amenaza para la salud pública si estos derechos se tratan como una prioridad de la salud mundial, de manera que la atención sanitaria de calidad esté disponible y sea accesible para todos y todas. En función de estos conceptos, la campaña del Día Mundial del Sida 2017 se centra en el derecho a la salud. La iniciativa quiere proporcionar información y destacar su importancia en la vida de las personas.

También tiene como objetivo aumentar la visibilidad en torno a la necesidad de lograr su realización plena para todos y todas y en todos los lugares. Prácticamente todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible se relacionan de una manera u otra con la salud y en particular con el Objetivo número 3, de manera que alcanzarlos y poner fin a la epidemia de sida dependerá en buena medida de conseguir que se garantice el derecho a la salud. En este sentido, hay que celebrar que se estén logrando progresos notables en el tratamiento del VIH.

En vísperas del Día Mundial del Sida (se conmemora hoy), ONUSIDA presentó un nuevo informe que muestra que el acceso al tratamiento aumentó significativamente. En 2000, sólo 685 mil personas de las que vivían con VIH tenían acceso. Como contrapartida, en junio de 2017, alrededor de 21 millones de personas podrían acceder a los medicamentos vitales. Según la ONU, ese aumento tan espectacular no se hubiera registrado “sin el coraje y la determinación de las personas que viven con el VIH que exigen y reivindican sus derechos, respaldados por un liderazgo y un compromiso financiero, firmes y constantes”.

Para tener un panorama sobre la situación, hay que decir que en efecto, alrededor de 19,5 millones de personas tenían acceso a la terapia antirretrovírica en 2016, cuando unas 36,7 millones de humanos vivían con el VIH en todo el mundo. Para moderar el optimismo, se dio a conocer que aproximadamente 1,8 millones de personas contrajeron la infección en el mismo período.

Además, hay que tener en cuenta que cerca de un 1 millón de personas fallecieron a causa de enfermedades que se relacionan con el sida en 2016. En el largo plazo, hay que decir que unos 76,1 millones de personas contrajeron la infección desde el comienzo de la epidemia y que alrededor de 35 millones de personas fallecieron a causa de enfermedades que se relacionan con el sida durante el mismo período.

Michel Sidibé es el director ejecutivo de ONUSIDA. Precisamente, en su mensaje para hoy subrayó “la importancia del derecho a la salud y los desafíos que enfrentan las personas que viven con el VIH para satisfacer ese derecho”. Reafirmó que “el derecho a la salud es un derecho humano fundamental” porque todas las personas tienen el derecho a gozar del mayor nivel posible de salud física y mental, según el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Trajo a colación que entre los ODS, se prevé poner fin a la epidemia de sida para 2030, pero será difícil si el derecho a la salud no se relaciona con los demás que mencionábamos más arriba, inclusive el derecho a vivir en un entorno o ambiente sano. Implica que “ninguna persona tenga mayor derecho a la salud que cualquier otra” y que exista una infraestructura de servicios de atención sanitaria adecuada.

Además, tales servicios deben funcionar de manera respetuosa y no discriminatoria. “Pero el derecho a la salud es más que eso: al satisfacerlo, los sueños de las personas y las promesas se pueden cumplir”, subrayó Sidibé. “Cada Día Mundial del Sida traemos a la memoria a nuestros familiares y amigos que murieron de enfermedades relacionadas con el sida, y renovamos nuestro compromiso de solidaridad con todas las personas que viven con el VIH o están afectadas por este”.

Invocar el derecho a la salud tiene sentido porque “demasiadas personas -especialmente las más marginadas y más afectadas por el VIH- todavía bregan para tener acceso a los servicios sanitarios y sociales que necesitan con urgencia”, resaltó el director. “Todos debemos continuar hombro a hombro junto a los olvidados y exigir que a nadie se le nieguen sus derechos humanos”. Será primordial.

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]