Menu
Facebook Twitter

Cómo ser libre de la ansiedad

Hoy en día muchas personas sufren de ansiedad crónica, ya sea que se den cuenta o no. Pero como primer paso para salir de este trastorno, que puede llegar a complicarnos mucho la vida, necesitamos reconocerlo.

Por Dr Bernardo Stamateas

Como lo explico en mi nuevo libro Calma emocional, estos son tres de los ejercicios que desde la psicología se les ofrece a aquellos que tienen que lidiar con la ansiedad a diario:

Ejercicio 1

Hacer una lista de todas los temas que me preocupan y tengo que enfrentar. Volcarlos en un papel o en la pantalla me brinda la posibilidad de objetivarlos y ordenarlos en mi mente. Una vez que cuento con mi lista, el siguiente paso consiste en darle a cada cosa un puntaje. Es decir, clasificar mis preocupaciones desde la más importante hasta la menos importante. No es lo mismo preocuparse por perder un empleo (por terrible que esto parezca al principio) que por perder la vida de un ser querido. Darle una jerarquía a todo aquello que me preocupa y me pone ansioso, ordena mis pensamientos y me permite contestar: “¿Qué puedo hacer con respecto a esta situación?”. Es importante tener en claro que la ansiedad jamás la resolvemos pensando de modo obsesivo sino accionando. Por ejemplo, si tengo miedo de perder mi trabajo, ¿qué puedo hacer? Comenzar por anotar algunas acciones que podría llevar a cabo para después convertirlas en realidad. En la mayoría de los casos uno descubre que “la fantasía tan temida” no coincide con la realidad y se pregunta: “¿Para qué me preocupé tanto?”.

Ejercicio 2

Algo que se les suele aconsejar a la gente ansiosa es comer despacio, masticando bien cada bocado de comida (por lo general, los ansiosos no mastican, ¡tragan!). Lo ideal es que cada trozo de alimento que me llevo a la boca se convierta primero en líquido. Tal vez parece una tontería pero te aseguro que, para el que sufre de ansiedad, esto puede resultar una tortura por la costumbre de comer en pocos minutos. Con este ejercicio, la persona se conecta con la gran dosis de “energía ansiosa”, ya que masticar lentamente hace que se desacelere. Con el tiempo también se solucionan los problemas digestivos que son la consecuencia lógica de la ansiedad que traslada a su relación con la comida.

Ejercicio 3

Algo fundamental en el tratamiento de la ansiedad es “abrir espacios de placer”. En realidad, es algo que deberíamos hacer tengamos ansiedad o no. Pero los ansiosos transitan por la vida a una velocidad enorme (porque su reloj interno está acelerado), sin permitirse disfrutar de nada ni de nadie. Algunos incluso siempre están intentando adaptarse a los demás, es decir, complacer a los otros sin pensar en lo que ellos quieren. Sacar el pie del acelerador y detenernos en el camino para hacer una pausa son formas de volver a conectarse con el placer, con todo aquello que nos hace bien y nos suma calidad de vida. Si lo que has hecho hasta ahora no funcionó, probá algo diferente y animate a dar el salto. ¡Arriesgate a vivir bien!

Solo yo puedo negarme a vivir ansioso y detener, o cerrarle la puerta a la ansiedad en mi vida. ¿Cómo? En el mismo instante que un pensamiento ansioso aparece en mi mente y antes de que se traslade a mi cuerpo. Nadie más lo puede hacer por mí porque solo yo tengo el control de mis pensamientos. Necesitamos comenzar a accionar para que esta emoción tan común hoy no se convierta en algo patológico. Si no, basta con observar a nuestro alrededor la manera en que mucha gente enfrenta su día a día: hablan solos, se comen las uñas, tartamudean, transpiran, comen compulsivamente, etc. Son todos llamados de atención a tener en cuenta.

Es posible disfrutar vidas libres de ansiedad, viviendo cada día en plenitud y siendo conscientes del momento presente sin viajar constantemente al futuro con nuestra mente. Quizás necesitemos ayuda profesional pero todos podemos detectar las fuentes de ansiedad para reducir el estrés y fijar ciertas pautas que nos ayuden a disfrutar de la vida en paz. El capital más valioso que tenemos es nuestra propia vida. ¡No la desperdiciemos!

Si tenés alguna inquietud podés escribirme a [email protected]

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]