Menu
Facebook Twitter

Para aprovechar el “viento de cola”, hay que saber navegar

Los pronósticos que incluye el informe “Perspectivas económicas mundiales” que dio a conocer ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI) permiten abrigar esperanzas sobre la llegada de “viento de cola” para la economía argentina. En efecto, la prospectiva del organismo internacional prevé que los principales mercados de exportación del país crezcan a buen ritmo durante el año en curso y 2019.

Se tratan de China, Estados Unidos, la Unión Europea y Brasil. Más allá de matices, desde la perspectiva del comercio internacional, debería incidir esa tendencia en las exportaciones nacionales. El FMI previó estabilidad para los precios de las materias primas, en general, salvo las energéticas. En este caso, avizoró aumentos para el petróleo que, en el caso argentino, favorecerían el desarrollo de yacimientos no convencionales, como Vaca Muerta.

También sería de particular importancia la recuperación que el organismo calculó para Brasil, que es el principal socio comercial de la Argentina. Los vecinos crecerían 1,9 por ciento en 2018 y 2,1 por ciento en 2019, más allá de sus vaivenes políticos. Hay que recordar que, mañana, Lula da Silva enfrentará una circunstancia crucial en su existencia política: a partir de la determinación de un tribunal, su futuro oscilará entre la presidencia o la cárcel.

Al momento de afrontar su trámite judicial, el expresidente encabeza todas las encuestas. La suerte de Brasil no sólo es de interés general para la Argentina, sino también particular para su sector industrial, ya que el vecino país es el principal destino de las ventas externas de manufacturas. De manera que las vicisitudes brasileñas son de especial preocupación por la Unión Industrial Argentina (UIA) y otras cámaras vinculadas al sector.

Sin embargo, no todos los anuncios del FMI pueden deparar sonrisas para el país. El organismo crediticio descontó una suba de las tasas de interés en Estados Unidos, incremento que debería preocupar en el Palacio de Hacienda cuando la Argentina demanda unos 30.000 millones de dólares por año para cerrar sus cuentas externas. La meta inflacionaria también es una preocupación en términos relativos.

Si bien el FMI aguarda una aceleración de la inflación en el conjunto de la economía global, el desempeño argentino todavía da vergüenza. Entre los países emergentes y en desarrollo, iría del 4,1 por ciento que se apuntaron en 2017 al 4,5 por ciento para 2018. Para formular su pronóstico, el FMI avisó que su cálculo excluyó a Venezuela y a la Argentina… Quiere decir que, aunque el Banco Central logre la meta del 15 por ciento que se propuso, la suba fronteras adentro triplicaría el ritmo del conjunto de la economía emergente.

No obstante, hay que recordar que, según cálculos de los privados, el aumento de los precios se ubicaría entre el 18 y el 20 por ciento… Es decir, cuadriplicaría el promedio de los países similares a la Argentina. En términos globales, el informe del FMI fue considerado optimista porque, en síntesis, “la actividad económica mundial continúa firme”. El ritmo se elevó 3,7 por ciento en 2017, es decir, superó en 0,1 por ciento a la última proyección, que databa de unos meses atrás (otoño boreal).

Para el organismo, el repunte del crecimiento es global aunque deparó “notables sorpresas alcistas en Europa y Asia”. Para el bienio en curso, las previsiones hablan de un 3,9 por ciento, tanto para 2018 como para 2019. Su revisión incluyó 0,2 puntos al alza a raíz del impulso general y de los impactos que se aguardan ante los cambios en la política tributaria que se aprobaron recientemente en Estados Unidos.

En efecto, se calcula que la decisión estadounidense estimulará la actividad, en particular, por la respuesta de la inversión ante los recortes que se aplicarán sobre el impuesto a la renta corporativa. Se estima que el efecto en el crecimiento de Estados Unidos será positivo hasta 2020. Las consecuencias del paquete en su PBI y en las cuentas de sus socios comerciales contribuyen aproximadamente a la mitad de la revisión al alza del crecimiento global durante 2018-2019.

Sin embargo y más allá de las perspectivas generales favorables, un alto directivo del FMI advirtió que “los líderes políticos y los responsables de las políticas deben permanecer conscientes de que el impulso económico actual refleja una confluencia de factores que es poco probable que dure mucho tiempo”. En efecto, “la crisis financiera mundial puede parecer firmemente rezagada pero, sin una acción inmediata para abordar los impedimentos de crecimiento estructural, mejorar la inclusión del crecimiento y construir amortiguadores de políticas y resiliencia, la próxima recesión vendrá antes de lo esperado y será más difícil de combatir”. Desde la perspectiva argentina, hará falta bastante más liderazgo, responsabilidad y conciencia que el promedio global…

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]